Sobreseen a siete carabineros imputados por torturas en Plaza Ñuñoa

La audiencia se suspendió y continuará el 23 de diciembre. Foto: Luis Sevilla

La audiencia se suspendió y continuará el 23 de diciembre. Foto: Luis Sevilla

Ministerio Público mantiene su versión y asegura que sí existió el delito de torturas. Apelarán a la resolución del tribunal.




Fue el primer caso de carabineros imputados por torturas en el marco de la crisis social, luego de que en televisión se trasmitiera una agresión por parte de un grupo de efectivos de Fuerzas Especiales a un hombre adulto, el 21 de octubre de 2019, en Plaza Ñuñoa. La fiscalía anunció la formalización por este delito y los llevó a tribunales. Sin embargo, hoy el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago dio un duro revés para el Ministerio Público.

El tribunal de primera instancia sobreseyó a siete de los 12 carabineros formalizados, descartando la existencia del delito de tortura, pero reconocimiento la eventual comisión de lesiones graves. Este no es el primer revés en la causa para la fiscalía, pues el 6 de enero la Corte de Apelaciones de Santiago había revocado la prisión preventiva para los uniformados que estaban en prisión preventiva.

El fiscal regional Oriente, Manuel Guerra, señaló que "simplemente no compartimos la resolución y vamos a apelar del sobreseimiento definitivo. No obstante valoramos que se haya determinado que es la justicia ordinaria la que debe conocer del caso y no la judicatura militar".

En tanto, el abogado que integra la defensa de gran parte de los carabineros imputados, Mario Vargas, sostuvo que "en un fallo bastante contundente, el tribunal dijo que además no había delito de exceso de fuerza policial, que es lo que nosotros decíamos que, a lo más, podía existir. El sobreseimiento es definitivo por no existir delito, ni participación".

El caso causó conmoción en plena crisis. Incluso la víctima, un hombre mayor de 50 años, dijo a la fiscalía que "después de la golpiza quedé desorientado. Pensé en arrancar, pero como estaban todos estos tipos ahí se me vino a la mente que me podían balear por la espalda, así que me quedé ahí. De repente uno me tomó, me retuvo y me metieron a una micro, es como una micro chica, más grande que una patrulla (…) Me subo como puedo a este vehículo, me senté en la pisadera y me arrastré hasta adentro, ellos nunca me ayudaron a subirme. Ahí debo haber estado unos 20 minutos (…) Ahí le pregunté a un tipo que parecía mayor si él estaba a cargo del procedimiento, me dijo que no. No andaban con los nombres en sus pechos".

La fiscalía apelará a la decisión del tribunal de primera instancia durante los próximos días.

Comenta