Soledad Piñeiro, presidenta de la Asociación de Magistrados: “Es una ventaja tener jueces con experiencia en regiones”

Fue reconocida en 2015 como Mejor Jueza Gremial.

Según Piñeiro, el centralismo de la Corte Suprema obliga a que magistrados de provincia busquen trasladarse a Santiago.


Según el estudio del Centro de Estudios Públicos (CEP) que analizó los nombramientos y nominaciones a la Corte Suprema desde el retorno a la democracia, la mayoría de los jueces que han pasado a conformar el máximo tribunal proviene de alguna de las dos cortes de Apelaciones de la Región Metropolitana. Ante esto, la jueza Soledad Piñeiro, presidenta de la Asociación de Magistrados y titular del tribunal de alzada de Valdivia, señala que esto genera como consecuencia que un importante número de jueces de provincia intente trasladarse a Santiago.

En la Corte Suprema el 81% de los ministros proviene de Santiago, en comparación con los de regiones. ¿A qué cree usted que se debe esto?

Hay experiencia, en el sentido de que, generalmente, los ministros que llegan a la Corte Suprema se han desempeñado en la Corte de Apelaciones de Santiago. El fenómeno no sabemos realmente a qué se debe y amerita estudiar el porqué la mayoría es de ese tribunal. En ese sentido, lo que hace es obligar a los ministros que son de otras regiones a intentar trasladarse, me refiero a través de una postulación, para poder acceder a la Corte Suprema. Es un fenómeno que amerita un estudio. En este sentido, estimo que especular sobre esta materia sería irresponsable. Lo que sí, creo que esa realidad motiva y presiona a los ministros de regiones a postular a cargos de Santiago, para así efectivamente tener la posibilidad de llegar a la Corte Suprema.

¿Usted considera que le puede generar una ventaja a la Corte Suprema contar con jueces que provengan de regiones?

En cualquiera de las cortes, ya sea de Apelaciones o la Suprema, es una ventaja que la integren jueces con experiencia en regiones y que hayan realizado en provincias parte de su carrera, porque cada una de las regiones de Chile tiene realidades distintas. Como todos sabemos, Chile es un país largo, que tiene clima distinto, una geografía distinta. Eso también provoca que la forma de relacionarse sea diferente y provoca programas distintos, por lo que siempre va a ser una ventaja integrar a gente de regiones que conoce esas realidades. No es lo mismo pensar en un sistema, por ejemplo, de notificaciones en el Gran Santiago, que pensar en un sistema de notificaciones en regiones, donde la población está distribuida en grandes espacios geográficos, donde es de difícil acceso o las comunicaciones no son tan expeditas.

Entonces, ¿sería positivo que se considere incorporar a más gente de regiones?

Por supuesto, la visión de ellos, la experiencia de ellos siempre va a ser un aporte.

Seguir leyendo