Tres heridos a bala marcan marchas por el Día del Trabajador y gobierno anuncia querellas

Ayer se volvió a conmemorar el Primero de Mayo con ceremonias en las calles, luego de dos años suspendidas por la pandemia. La delegada presidencial de la Región Metropolitana solidarizó con las víctimas de los incidentes y anunció que el Ministerio del Interior presentaría acciones judiciales.




Era casi el mediodía de ayer y dos escenarios ubicados en distintos puntos de la Alameda serían los lugares donde diversos dirigentes y personalidades entregarían sus discursos por el Día del Trabajador, tras dos años en la que la conmemoración no se realizó de manera pública producto de la pandemia.

El primero de ellos, ubicado en la Alameda con Santa Rosa, fue el punto cúlmine de la marcha convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que se desarrolló de manera pacífica desde Plaza Baquedano. De manera inédita y a días del acuerdo alcanzado con el gobierno por el reajuste del salario mínimo, el encuentro contó con la presencia de Jeannette Jara, ministra del Trabajo y militante del Partido Comunista (ver nota Pulso).

Al mismo tiempo, una marcha alternativa convocada por la Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores, organización sindical paralela a la CUT, partió desde la Alameda con Avenida Brasil y llegó a la intersección de Alameda con Matucana. Pero tendría un término muy diferente.

Fue en las cercanías de este lugar donde cerca de las 11.40 los enfrentamientos entre Carabineros y encapuchados obligaron al cierre de la estación Unión Latinoamericana del Metro.

Los encapuchados comenzaron a saquear diversos locales comerciales en el Mall Arauco Estación, a un costado de la Estación Central, atizando con muebles las barricadas que habían instalado en el sector.

Los saqueos también alcanzaron a diversos locales del barrio Meiggs. Y fue cosa de minutos para que una gran cantidad de toldos azules, símbolo distintivo del comercio ambulante de la zona, también fueran arrojados a las barricadas por los encapuchados.

La reacción de los comerciantes informales fue inmediata y se generó una lucha callejera que incluyó piedras, palos, cuchillos y el lanzamiento de fuegos artificiales.

Pero lo más grave ocurrió cuando, de acuerdo con diversos registros audiovisuales de testigos, se escucharon más de 20 disparos de armas de fuego. Las mismas imágenes muestran que los tiros fueron percutados desde el sector de los comerciantes ambulantes por más de una persona y apuntando directamente hacia los manifestantes.

Los disparos dejaron tres heridos a bala: una mujer con un impacto en su rostro, cuyo pronóstico era reservado hasta el cierre de esta edición; un hombre con una herida en su pierna y otra mujer con un impacto en el hombro. Los dos primeros, junto con otros dos heridos por golpes en la cabeza, fueron derivados hasta el Hospital de Urgencia de Asistencia Pública.

Desde el gobierno la delegada presidencial de la Región Metropolitana, Constanza Martínez, solidarizó con las distintas víctimas y anunció la presentación de querellas. “Vamos a presentar querellas a través del Ministerio del Interior, en coordinación con los municipios, para perseguir a los responsables y que estos hechos no queden impunes”, afirmó la autoridad.

Carabineros informó que se detuvo a dos hombres mayores de edad que fueron captados realizando disparos en el mismo sector, en el límite de las comunas de Santiago y Estación Central, los que pasarán a control de detención durante la mañana de hoy.

El fiscal a cargo de la investigación, Fernando Ruiz, de la Fiscalía Centro Norte, informó que los dos detenidos son extranjeros con una situación migratoria irregular en el país, y afirmó que “hay más personas que están involucradas, cuyas identidades desconocemos en este momento”.

Los detenidos, de acuerdo con fuentes de la investigación, fueron aprehendidos sin las armas en su poder, por lo que al cierre de esta edición aún no era posible determinar si se trataba o no de las personas que provocaron las heridas en los manifestantes. Otras ocho personas fueron detenidas por desórdenes públicos.

Sobre si el origen de este hecho tiene alguna relación con la agresión sufrida por un estudiante secundario a manos de ambulantes del sector durante una marcha el pasado 25 de marzo, Ruiz expresó que “según testigos de los incidentes habría habido manifestaciones o gritos con relación a la lesión de este estudiante”.

La investigación por los disparos quedó a cargo de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones y de la Fiscalía Centro Norte. En las primeras diligencias, realizadas durante la tarde de ayer, se levantaron desde el sitio del suceso una serie de casquillos de munición a fogueo y convencional, entre ellos, al menos uno correspondiente a un proyectil .40.

El subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, quien ayer se encontraba en la Región del Biobío sosteniendo reuniones con dirigentes camioneros y forestales ante el recrudecimiento de la violencia de la Macrozona Sur, junto con lamentar el incidente señaló que “esto vuelve a reponer algo que para el gobierno es central: el control y el uso de las armas. La disminución del stock disponible de armas en la sociedad es una tarea central”.

El hecho de violencia se produce en medio de constantes disputas entre bandas que controlan el arriendo de espacios para el comercio ambulante en el barrio Meiggs. Sin ir más lejos, el pasado viernes fue detenido y formalizado un hombre como presunto autor del comerciante Rodolfo Aguilera, ocurrido el 10 de marzo pasado. El acusado cuenta con un amplio prontuario, entre otros delitos, por tráfico de armas.

Los guiños al salario mínimo y la Convención

Lejos de los graves incidentes ocurridos en Estación Central, la marcha de la Central Unitaria de Trabajadores se desarrolló en completa calma desde Plaza Baquedano. La columna de personas, de la cual no se entregaron cifras oficiales de asistencia, fue encabezada por el presidente de la entidad, David Acuña. A su derecha marcharon la ministra del Trabajo, Jeannette Jara, y el subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo.

Luego, en el acto realizado en la intersección de la Alameda con Santa Rosa, el mandamás de la CUT pronunció un discurso en el que destacó el acuerdo logrado con el gobierno hace una semana, consistente en un aumento del salario mínimo a $ 380 mil a contar de mayo y un segundo incremento a $ 400 a partir de agosto próximo.

Sin embargo, Acuña llamó a sus asociados a “no perderse”, apuntando a que a su juicio “el peligro sigue latente y tiene representación en el Parlamento”, en una señal sobre los proyectos de ley que serán presentados por este gobierno ante un Congreso en el que el Ejecutivo no cuenta con mayoría.

Al mismo tiempo, el presidente de la CUT alertó que como organización “seremos contribuyentes si nos escuchan, en conjunto con los movimientos sociales, pero también seremos vigilantes y de manera responsable usaremos el diálogo y la movilización social para reencauzar los procesos que el pueblo impuso con el estallido social”.

Otro de los temas que marcó la jornada fueron los avances en el borrador de la propuesta de Constitución que será sometida a plebiscito el 4 de septiembre. El líder de la CUT llamó a aprobar el texto y anunció la creación de un comando en apoyo a la campaña del Apruebo.

En la misma línea, entre los diversos convencionales constituyentes que asistieron a marcha estuvo presente la presidenta de la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros.

En un discurso frente a los asistentes, Quinteros señaló que “podemos decir que vamos muy bien encaminados, porque con lo que ya llevamos aprobado, podemos decir que se está configurando una Constitución paritaria, inclusiva y ecológica”. Agregó que, según los avances en la propuesta constitucional, “ya podemos decir que Chile es un Estado social, democrático y de derechos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.