Viajes en aplicaciones se reactivan: aumentan conductores y traslados

Más de 120 mil personas actualmente están inscritas en alguna plataforma para conducir o entregar pedidos. Foto: Andrés Pérez

Casi la mitad de los taxistas ya son parte de alguna plataforma. Un alto porcentaje se sumó debido a la crisis. Empresas plantean que el proyecto de ley que regula los servicios debe tener cambios para mantener la oferta.




Un progresivo incremento en los viajes después del desconfinamiento se ha registrado en plataformas como Uber, Cabify y DiDi, según indican las cifras de las propias compañías. También ha aumentado la cantidad de conductores registrados para trabajar en esta modalidad en medio de la pandemia del Covid-19.

Además, casi la mitad de los socios corresponden hoy a taxistas, con lo que la rivalidad entre las aplicaciones y el gremio pareciera ir quedando atrás. Según el Ministerio de Transportes, a nivel nacional hay 33.272 taxis básicos. Y de ese total, 22.576 se ubican en la Región Metropolitana.

Felipe Simonsohn, director de asuntos corporativos de la empresa DiDi en Chile, plantea que actualmente más de 120.000 conductores están inscritos en la aplicación y asegura que tienen registrados a 2,5 millones de usuarios a nivel nacional.

“Desde que comenzó la emergencia, DiDi Taxi ha permitido movilizar a miles de personas que no tienen la posibilidad de quedarse en la casa y deben salir a cumplir con sus actividades obligatorias”, dijo.

Añadió que también hay 10.000 taxistas que se han registrado en la plataforma. El peak de inscripciones se registró en abril, con un alza de 231% respecto de febrero (antes de la pandemia).

En el caso de Uber, Alberto Vignau, gerente general de la compañía, planteó que hay 120.000 personas como conductores o distribuidores de pedidos de comida. “Son ellos quienes mueven a más de 2,2 millones de usuarios en ciudades a nivel nacional”, indicó.

A nivel general, las inscripciones de nuevos socios subieron 40% entre marzo y agosto respecto del mismo periodo del año pasado.

Álvaro Pasquez, country manager de Cabify, explicó que tienen 55.000 socios conductores en Santiago, Iquique, Valparaíso y Concepción. “Hemos notado un claro aumento en las peticiones de viajes de nuestros usuarios desde el fin de las cuarentenas en la Región Metropolitana en todas nuestras categorías de servicios”, indicó. Del total de conductores, 15 mil corresponden a taxistas (aumentaron las inscripciones un 78% cuando se inició la crisis).

“El gremio confía en nosotros, principalmente, porque los hemos ayudado a generar más ingresos a través de incentivos y categorías exclusivas”, dijo.

Luis Reyes, presidente de la Confederación Nacional de Taxis de Chile, sostuvo que el uso de las aplicaciones ha sido un “salvavidas para muchos trabajadores de nuestro sector, que vieron sus ingresos caer casi a cero durante varios meses”.

Ley pendiente

En medio de la reactivación de los viajes, las empresas del sector esperan la aprobación del proyecto de ley que las regula, que fue enviado en julio de 2018 y que está en la Comisión de Hacienda del Senado. Los privados han mostrado su preocupación, pues señalan que algunos artículos eventualmente desincentivarían la llegada de nuevos socios.

La futura norma contempla la creación de un registro de empresas y conductores habilitados, se exigen seguros, licencia profesional y se pide que los vehículos sean de un máximo de tres años de antigüedad.

Respecto de este último punto, Felipe Simonsohn, vocero de DiDi, aclara que con ello se dejaría fuera a la mitad de los conductores a nivel nacional. Además, sostiene que el requisito de una cilindrada igual o superior a 1.500 cc no permitiría registrarse a la mitad de los vehículos que actualmente trabajan con ellos. A esto se suma que la iniciativa legal plantea que el registro se abra durante seis meses y luego se cerraría por 18 meses, lo que -según el profesional- “vulnera la libertad de realizar una actividad económica al prohibir la entrada de posibles conductores sin una razón técnica”.

En Cabify, Alvaro Pasquez coincide con que la antigüedad del vehículo podría ser una limitante. Por ello, plantea que la regulación debería centrarse en exigencias como frenos ABS, airbags, cilindrada y tecnologías que garanticen un trayecto seguro.

Alberto Vignau, de Uber, explicó que la iniciativa legal incluye medidas que “dejarían a miles de personas sin oportunidades y a millones sin acceso al servicio”. Añadió que la nueva regulación debe dar “certeza, reglas claras y permitir maximizar los beneficios de la tecnología”.

Desde el ministerio

El subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez, afirmó que la iniciativa legal busca la regulación de las apps, “sobre todo para entregarles mayor seguridad a los pasajeros y permitir que los taxis inscritos también puedan operar a través de estas tecnologías”.

Añadió que se han desarrollado planes piloto que han sumado tecnología a su forma de operar, “los que sin duda son una modernización del servicio, que vemos positivamente”.

El proyecto de plataformas tiene suma urgencia. Una vez que sea aprobado en dicha instancia, la iniciativa será discutida en la sala del Senado, para luego volver a la Cámara de Diputados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.