"Youth in Iceland": el programa preventivo contra el consumo de drogas que se implementará en la RM

Proveniente de Islandia, el programa tiene como fin prevenir y reducir el consumo de alcohol y drogas en los jóvenes. Así, Chile se convierte en el primer país de América en adoptar el modelo europeo en las comunas de Colina, Melipilla, Las Condes y Renca.




Islandia es una isla con una población de 335.536 habitantes. Se ubica al extremo noroeste de Europa, cuyo territorio abarca pequeñas islas e islotes del océano Atlántico.

El país nórdico se caracteriza por la indudable belleza de sus paisajes, los que, a menudo, deleitan a los turistas con imponentes volcanes, termas y campos de lava, sin mencionar a las famosas auroras boreales, muy comunes en esas tierras.

Además del gran atractivo natural del país, Islandia es reconocido a nivel mundial por ser considerado un país altamente desarrollado.  El Informe de Desarrollo Humano 2016, publicado por el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en 2017 -que mide el progreso de un país y el nivel de vida de los habitantes-  situó al país en la posición 9 de la lista. 

Sin embargo, Islandia no fue siempre un modelo a seguir en cuanto a desarrollo y sustentabilidad: a fines de los años 90, era un país con un alto nivel de consumo de alcohol y drogas por parte de los jóvenes. 

La "magia" del programa

"Youth in Iceland" nació como una propuesta en 1998 de parte de ICSRA (Icelandic Centre for Social Research and Analysis) para reducir el consumo de sustancias adictivas por los jóvenes islandeses.

Cada dos años, el programa elabora un "perfil" de los jóvenes mediante encuestas y censos en las que participan todas las escuelas del país, donde se recogen datos como edad, sexo, pautas de consumo, características familiares, problemas emocionales, entre otros.

Luego, se arman informes específicos para cada escuela y distrito. Después, a nivel local, las escuelas junto a los municipios y la comunidad identifican los principales factores de riesgo que inciden en el consumo de alcohol y otros y factores de prevención. Es, a partir de ahí, donde se inicia el trabajo conjunto.

Uno de los resultados que más incidencia tuvo fue la gran importancia del factor parental. Antes de implementar Youth in Iceland, se le enseñaba a los niños que el efecto del consumo de alcohol y drogas era negativo. Pero esta medida, por sí sola, no tuvo grandes resultados. Es así como las autoridades cambiaron el paradigma de la enseñanza y establecieron que la participación de los adultos es vital.

Esto, debido a los resultados del plan que demostraron que una mayor participación en actividades extracurriculares y el aumento del tiempo que se pasaba con los padres disminuía el riesgo de consumir alcohol y otros.

Ante tal panorama, Islandia aumentó la destinación de fondos para ampliar la oferta de actividades para niños y adolescentes en ámbitos como deportes, música, danza y teatro. A esto se le suma que, desde 2002, se prohibió que -salvo excepciones- los niños menores de 12 años no pueden andar solos por la calle después de las ocho de la noche. Sucede lo mismo con los adolescentes de 13 a 16 años, salvo que este grupo no puede transitar en solitario después de las 10 de la noche. 

Otra de las reformas que tuvo un mayor impacto fue la prohibición de difundir publicidad de cigarros y bebidas alcohólicas.

Así, en 1998, el 42% de los jóvenes entre 15 y 16 años reconocía haber estado borracho en el último mes. En 2016, el porcentaje bajó a 5%.

Respecto al consumo de tabaco, al comienzo del período, el 23% admitía fumar todos los días. Hoy, ese porcentaje sólo alcanza un 3%. Con la marihuana, el 17% que la consumía disminuyó a un 7%.

Implementación internacional y chilena

Los resultados que obtuvo el programa "Youth in Iceland" llevó a la creación, en el 2006, del programa "Youth in Europe", con el fin de expandir el plan islandés a otros países europeos. 

En 10 años, más de 30 municipios europeos se sumaron al programa. Así, cada uno adoptó la metodología de Islandia para buscar sus propias respuestas, aplicando los mismos cuestionarios que permiten el conocimiento de hábitos, factores de riesgo y de protección de los adolescentes.

En agosto de 2017, se llevó a cabo un seminario en el que la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE), la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia (SOPNIA) y la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (SONEPSYN) invitaron a las autoridades y expertos detrás del programa de Islandia, quienes explicaron con detalles de qué se trataba el plan, cómo aplicarlo y la experiencia. 

Es así como Chile se convertirá en el primer país de América en implementar el modelo, durante los próximos cinco años, en las comunas de Colina, Melipilla, Las Condes y Renca, además de otras dos que se encuentran evaluando la posibilidad de sumarse al proyecto.

Las cuatro comunas de la Región Metropolitana estarán asesoradas, de manera directa, por el ICSRA y por la Clínica Psiquiátrica Universitaria de la Universidad de Chile. En tanto, Sochipe, Sopnia y Sonepsyn participarán como socios estratégicos. 

El último estudio del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, SENDA, indicó un aumento en el consumo de marihuana en los jóvenes chilenos entre 19 y 25 años, por lo que la aplicación del modelo implica guiar su adaptación e implementación para un problema que requiere de nuevas medidas para ser afrontado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.