A un año de su captura, "El Chapo" Guzmán lucha contra su extradición

Chapo Guzmán

Foto Archivo

El líder del cartel de Sinaloa podría enfrentar su extradición a EE.UU. en los próximos meses. Su organización lucha con varios grupos que quieren reemplazarla en el noreste de México.




¿Dónde está el Chapo Guzmán? La interrogante se convirtió, a fines de 2015, en la segunda frase más buscada del año en Google desde territorio mexicano. El 11 de julio de ese año, el narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera huyó -por segunda vez -desde una cárcel de máxima seguridad, luego que el gobierno asegurara que "era imposible" que el líder del cartel de Sinaloa volviera a escapar.

Su segunda huida fue un duro golpe para la administración de Enrique Peña Nieto. El capo se escapó por el baño de su celda en la prisión de El Altiplano, que daba a un túnel de 1,5 kilómetros. En su interior había luz eléctrica y una moto, que lo condujo hacia su libertad. No era primera vez que "el señor de los túneles" escapaba de manera cinematográfica. En 2001, Guzmán huyó de otra cárcel de máxima seguridad en Jalisco adentro de un carro de lavandería.

Por eso su captura, el 8 de enero de 2016 y tras casi seis meses de fuga, colmó titulares en todo el planeta. Especialmente sorprendentes fueron las revelaciones de las horas posteriores, cuando los servicios de inteligencia del país indicaron que el encuentro entre el narco, el actor norteamericano Sean Penn y la actriz Kate del Castillo, dio las pistas de su paradero.

Un año después de su captura, el narco se enfrenta a un complicado escenario. Desde su detención, la defensa legal de El Chapo está luchando por un solo propósito: lograr que no sea extraditado a Estados Unidos, donde el capo incluso podría ser condenado a la pena de muerte. El líder narco podría enfrentar a la justicia norteamericana por diversos cargos, la mayoría relacionadas con el narcotráfico en los estados de Arizona, California, Illinois, Florida, Nueva York y Texas.

El Chapo tiene 63 años y a los 70 podría aprovechar los beneficios carcelarios de su país, como el arresto domiciliario que se le concede a las personas de esa edad o que estén enfermas. Pero ni las autoridades locales ni las estadounidenses quieren arriesgarse.

El abogado de Guzmán, José Refugio Rodríguez, aseguró a La Tercera que la defensa espera que en enero la Corte Suprema atraiga el juicio de extradición, luego de un recurso de amparo interpuesto el 15 de diciembre.

"No se reúnen los requisitos para el tratado de extradición. El más importante, el de California, ya prescribió la acción penal. El tiene el derecho de quedarse aquí y ser juzgado por tribunales mexicanos", aseguró Refugio.

Quien fuera el narco más buscado del mundo no estaría pasando por un buen momento. Según relata Refugio, Guzmán es víctima de una "tortura psicológica" que lo ha afectado físicamente. "Su color de piel es muy pálida por la falta de sol. Ha perdido mucho peso. No puede hablar con nadie, tiene miedo que lo maten. Está angustiado y desesperado", cuenta y detalla que sólo es visitado por su esposa, la ex reina de belleza Emma Coronel y dos de sus hermanos. De todos modos, algunos estiman que este discurso sólo forma parte de la estrategia de defensa.

Guerra narco

Mientras "El Chapo" está en la cárcel luchando contra la extradición, el cartel de Sinaloa intenta sobrevivir sin su líder.

La organización criminal se encuentra en una guerra con varios grupos, que ante la ausencia de Guzmán, ha intentado encontrar su lugar en el noroeste de México, librando una sangrienta disputa por ese sector.

La agrupación ha seguido bajo el mando de Ismael "El Mayo" Zambada, quien se ha encargado de resolver los problemas en los últimos meses. Sin embargo, los ataques contra el cartel de Sinaloa no han sido pocos.

En agosto pasado, uno de los hijos del Chapo Guzmán, Jesús Alfredo "El Alfredillo" fue secuestrado y en junio la casa de la madre del narco, Consuelo Loera, fue atacada.

En junio, dos sobrinos de la esposa de Guzmán, Emma Coronel, fueron asesinados en el estado de Sorona. Ciudad Juárez, que hasta la captura de Guzmán era dominada por el cartel Sinaloa, es ahora uno de los puntos más sangrientos de guerra. Hay varios carteles disputándose lo que antes era territorio de Sinaloa: Jalisco Nueva Generación (JNG), el grupo de los Beltrán Leyva y también el de los Arellano Félix.

Según la cadena Univisión, el cartel de Sinaloa aún tiene control del narcotráfico en California, Nuevo México y la costa oeste de Estados Unidos.

En México, habría perdido territorio en el estado de Guerrero.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.