Señor director:

Soy usuario  del sistema de bicicletas públicas Bikesantiago hace más de un año y he visto cómo la promesa de mejora la calidad del servicio quedó en promesa. La reposición de bicicletas en hora punta es nula en el eje Alameda-Providencia; su mantención es muchas veces inexistente y la red está plagada de reclamos por cobros indebidos. Sería bueno, aprovechando la licitación 2017, tomar en serio este medio de transporte e incluirlo en la licitación internacional, para que sea sometido a la respectiva fiscalización del Ministerio de Transportes. Que deje de ser un contrato entre privados tomando en serio su dimensión pública y su tarifa sea integrada a la  "nueva bip".

Claudio Martínez Molina

Comenta