Determinan causa de muerte de hijo de Sylvester Stallone

Un informe preliminar de la oficina forense determinó que Sage Moonblood Stallone falleció por una enfermedad cardíaca.




El hijo del actor estadounidense Sylvester Stallone, Sage, falleció por una enfermedad cardíaca y no había consumido  drogas, informó la oficina forense de Los Ángeles este jueves, siete semanas después de que el actor de 36 años fuera hallado muerto en su apartamento.

Un informe preliminar de la oficina forense determinó como causa de muerte  una "aterosclerosis en las arterias coronarias", una lesión en las arterias que  llevan sangre al corazón y que puede derivar en un ataque cardíaco.

El texto agregó que "no se hallaron otras condiciones" y que el hijo de la estrella de "Rocky" no había consumido drogas, como se  rumoreaba tras su muerte el 13 de julio en su apartamento en Los Ángeles.

La autopsia se realizó dos días después, mientras circulaban especulaciones  según las cuales el actor había sufrido una sobredosis o se había suicidado.

"No estaba deprimido. Estaba pensando en casarse. Tenía la vida entera por  delante", había dicho el abogado de Sage Stallone, George Braunstein, al diario  Los Angeles Times en respuesta a estos rumores.

El 16 de julio, Silvester Stallone había dicho que "no hay mayor dolor" que  el de perder un hijo y pidió a los medios que cesaran las especulaciones.

"Cuando un padre pierde a un hijo, no hay mayor dolor. Por lo tanto le  imploro a la gente que respete la memoria de mi talentoso hijo y sienta  compasión por su amorosa madre Sasha", dijo Stallone en un comunicado.

"Sentiremos esta agonizante pérdida por el resto de nuestras vidas",  agregó. "Sage fue nuestro primer hijo y el centro de nuestro universo, y ruego  humildemente a todos que dejen en paz la memoria y el alma de mi hijo", dijo la  estrella de "Rambo", de 66 años.

La oficina forense agregó en su informe que divulgará un reporte completo  la semana próxima.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.