Documento de académicos del PS y Frente Amplio fija bases de diálogo para balotaje

Fernando Atria (PS) y Carlos Ruiz (IA) hacen un llamado al diálogo entre las fuerzas de izquierda, proponiendo como base una nueva Constitución.

“En segunda vuelta: por un diálogo democrático que inicie una nueva etapa histórica”. Así se titula un documento redactado esta semana por los académicos de la Universidad de Chile Fernando Atria y Carlos Ruiz. El primero es militante del Partido Socialista, candidato presidencial de la colectividad y uno de los candidatos de la elección parlamentaria del pasado domingo en el distrito 11 (Las Condes, Vitacura, La Reina, Lo Barnechea y Peñalolén). Además, se incorporó el martes de esta semana al comando del abanderado oficialista Alejandro Guillier, a cargo del área constitucional. Ruiz, en tanto, milita en Izquierda Autónoma, preside la fundación Nodo XXI y es considerado como uno de los principales ideólogos del Frente Amplio.

El documento -al que tuvo acceso a La Tercera- fija las bases para un diálogo entre la Nueva Mayoría y el Frente Amplio con miras a la segunda vuelta, donde la carta presidencial del oficialismo, Alejandro Guillier, busca el respaldo de la opción que representó Beatriz Sánchez, quien obtuvo más del 20% de los votos en primera vuelta.

En el texto, se subraya que en los comicios del domingo abrió “la oportunidad de conquistar una democracia social y política plena. Esta posibilidad ha sido abierta por el resultado de la primera vuelta presidencial, en que, contra todos los pronósticos, se manifestó una clara mayoría que respalda la necesidad de transformaciones profundas que signifiquen la salida del modelo neoliberal”, sentencia el escrito.

“Esa mayoría, sin embargo, hoy no está políticamente articulada. El desafío del momento es buscar formas de articulación, a través del diálogo y la deliberación democrática”, añade el documento, que además sostiene que “hoy es momento de abandonar los sectarismos y los hegemonismos, y dar paso a un diálogo fecundo y entre iguales. Un diálogo entre las fuerzas nuevas, forjadas al calor del Chile neoliberal, y las históricas, herederas de las luchas del siglo XX”.

En esa línea, los autores se manifiestan dispuestos a “colaborar con el diálogo intergeneracional, plural y entre iguales que las fuerzas democráticas y de izquierda han de dar”.

El análisis -que busca ser un insumo para la discusión en ambos bloques, que particularmente se concretará hoy y mañana en encuentros de la gran mayoría de organizaciones que integran el Frente Amplio- subraya que el dialogo “no puede estar determinado por cargos o cupos gubernamentales”. Este punto ha sido resaltado incluso por Beatriz Sánchez, la que ha manifestado que aunque sea Guillier quien gane el 17 de diciembre, la nueva coalición se posicionará como oposición durante el próximo período. “No vamos a negociar cargos” han dicho desde todas las orgánicas del Frente Amplio.

La propuesta de Atria y Ruiz fija como punto de partida “el compromiso de las fuerzas democráticas por impulsar un proceso constituyente, uno en el cual el poder constituyente retorne a su titular, el pueblo. La manera de avanzar esa dirección es mediante la realización de un plebiscito constitucional, que abra la vía para una Asamblea Constituyente”.

“La razón por la que una nueva constitución es necesaria es porque necesitamos una constitución que constitucionalice la salida del neoliberalismo. Esto significa, primero, una que en vez de neutralizar la política institucional la fortalezca, de modo de devolver a los ciudadanos la posibilidad de decidir políticamente sobre el destino de Chile. Así será la democracia, y no el mercado, el eje ordenador de nuestra vida social y política”, añade.

Los académicos plantean que una nueva constitución es necesaria para “superar el actual carácter subsidiario del Estado” y para garantizar derechos sociales, principalmente la educación, salud y previsión social.

En esa línea, el documento propone que se debe dar paso a la reconstrucción y expansión de la educación pública, superar la capitalización individual de las actuales AFP para pasar a un sistema de reparto, la creación de un nuevo sistema de salud pública y la condonación de las deudas educativas. Todas estas, propuestas claves para el Frente Amplio e impulsadas por Sánchez, las que se han ido configurando como los ejes claves para que Guillier pueda seducir al electorado frenteamplista.

En tanto, el documento supone la primera acción concreta de Atria tras su llegada al comando de Guillier, incorporación que fue vista justamente como una forma de establecer vínculos con el Frente Amplio, dada la cercanía que tienen tanto en materia programática -en temas como Educación y Asamblea Constituyente-, como personal con Gabriel Boric y Giorgio Jackson.

De hecho, entrevistado por La Tercera, el diputado Boric valoró ayer su figura. “Atria es una persona por quien tengo el mayor de los respetos, y me hubiese encantado que hubiese sido candidato por nosotros, pero poner a determinadas personas sin comprometerse a transformaciones concretas no pasa de ser un gesto, y los gestos no bastan para ganar una elección”, dijo.

El documento surge justo en momentos en que la candidatura de Guillier hace esfuerzos por alcanzar puntos de encuentro con el Frente Amplio. Ayer, de hecho, se conoció que en un acto que se llevará a cabo el próximo lunes en el Teatro Coliseo, el senador anunciará ideas incluidas en el programa de Sánchez, como por ejemplo la propuesta de crear un Seguro Universal de Salud con cargo a la cotización obligatoria, fijar límites a la reelección de cargos públicos y la eliminación del Crédito con Aval de Estado (CAE), además de establecer compromisos para avanzar hacia una nueva Constitución.

Estos primeros guiños de Guillier han despertado inquietud en el Frente Amplio. Si bien han anunciado un periodo de reflexión para definir cuál será la postura que tendrán frente al balotaje, los contactos con líderes de la coalición y las señales que ha deslizado el senador han intensificado el debate interno.

Varios militantes del Frente Amplio aseguran que la postura mayoritaria en la coalición es impedir que Sebastián Piñera llegue nuevamente a La Moneda, sin embargo tampoco quieren dar un apoyo explícito a Guillier. Por ende, se espera generar una discusión interna que pueda servir de guía para el votante frenteamplista, sin que sean las directivas quienes pidan los votos para el candidato oficialista.

En este escenario los resultados del plebiscito que realizará Revolución Democrática. El partido definirá mañana las opciones para someter a votación durante el lunes y martes.

Seguir leyendo