Estudios y pruebas muestran estancamiento del nivel de inglés de los chilenos

estudiantes

Mediciones como el TOEFL o las de Education First, revelan escaso avance en últimos años.




El puntaje obtenido, en promedio, por los chilenos en las pruebas de diagnóstico realizadas por la empresa de enseñanza de idiomas Education First -para estudiar en el extranjero-, deja a Chile en el lugar 42 entre 72 países en su Índice de Dominio del Inglés (EPI), en la parte más baja del ranking y con habilidades que permiten, por ejemplo, tener una conversación o escribir un correo muy básico o preguntar dónde está el baño, pero no entender mucho de la conversación.

En ese mismo nivel ha permanecido el país por tres años, aunque un poco mejor que cinco años atrás cuando el nivel era "muy bajo". De acuerdo a un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (2012), en Chile sólo el 2% de la población adulta habla inglés fluido.

No es la única estadística que da cuenta del estancamiento en el nivel de inglés de los chilenos. En el TOEFL (Test of English as a foreign language), prueba internacional estandarizada para determinar el dominio del idioma -y que se solicita al postular a trabajos o universidades en países de habla inglesa-, el puntaje promedio de los chilenos en 2016 fue 80 (dos puntos menos que en 2010), a 40 puntos del puntaje perfecto y a 20 del más alto (Irlanda, 100). Del resultado se desprende un nivel intermedio en lectura (reading) y comprensión auditiva (listening), y regular en habilidades comunicativas (speaking) y en escritura (writing).

El error de muchos es negarse a hablar, dice Roberto Guerra, gerente de marketing de Education First. "Se da bastante en la cultura del chileno típico, el miedo a equivocarse. Decir palabras mal y preferir no hablar", indica, cuando lo recomendable es lo contrario, practicar mucho.

Otro punto en contra lo añade la base con la que los chilenos se enfrentan al idioma. En Chile, el inglés es obligatorio a partir de 5º básico, pero estudios muestran que mientras antes se aprenda un segundo idioma es mejor. "Los niños de edad temprana tienen más curiosidad y plasticidad neuronal que los hace muy receptivos al conocimiento nuevo. Si parten antes, tienen más oportunidades de exponerse a más vocabulario y la calidad de las interacciones en la sala es diferente, se les permite jugar a escribir, hablar, algo que en educación inicial se da bien. Las dinámicas son distintas en educación media y no tienen la misma disposición", dice Yalí Horta, jefa del proyecto We Learn, de Fundación Oportunidad, que labora con escuelas rurales para incorporar inglés desde prekínder.

Ese trabajo es el que les ha llevado a detectar una falla en la preparación de los profesores de inglés, cuya percepción es que la educación de pregrado no los preparó bien para los niveles iniciales, pues no es obligatorio. "En su mayoría requieren más especialización, sobre todo para ajustar su metodología a la educación pre-básica y básica inicial. No es lo mismo enseñarles a niños de cinco años que a niños de 10, aunque el contenido sea el mismo, las actividades deben ser más cortas, apropiadas a un niño que no sabe leer o escribir", dice Horta.

Desde el Programa Inglés abre puertas, del Ministerio de Educación -iniciativas gratuitas dirigidas a sistema escolar subvencionado- señalan que en 2004, uno de cada 20 alumnos egresaba del sistema escolar con el nivel de inglés prescrito en el currículo, lo que subió a uno de cada seis, según el Simce 2014, pero todavía hay que mejorar. "Muchos alumnos no logran niveles básicos, es decir para seguir avanzando a la velocidad que lo hemos hecho en los últimos 14 años, debemos concentrar esfuerzos en colegios más rezagados", dicen.

Lo que dicen saber

A pesar de ser malos para el inglés, lo que los chilenos dicen saber en sus currículums es lo contrario. Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com, dice que, "lamentablemente", la gente no siempre dice la verdad sobre su nivel de inglés. El 60% dice tener nivel intermedio, pero según una encuesta de noviembre, sólo el 38% reconoció estar en ese nivel. "Exageran por miedo a que sea perjudicial para encontrar trabajo", dice.

Según Néstor Milano, director ejecutivo de Laborum para Chile, Panamá y Venezuela, de los 2,5 millones de usuarios chilenos la plataforma, del 76% que declara su nivel de inglés, el 40% dice tener un nivel básico, mientras el 27% intermedio, el 8% avanzado y el 1% declara ser bilingüe, pero también se aumentan el nivel, dice. "Si una persona no es precisa con el manejo de un idioma, y tiene una entrevista, puede jugarle en contra, ya que afirmó algo que no fue demostrable", sostiene.

Vargas señala que si bien ha habido cambios, incluso a nivel gubernamental para mejorar la formación del inglés, aún falta, aunque las nuevas generaciones deberían mostrar mejores niveles. "Hoy no ha cambiado, el nivel del profesional chileno es bastante básico", dice.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La empresa italiana 3D WASP, diseñó una casa experimental autosuficiente y sostenible que además incluye paneles solares y sistemas de recolección de lluvia para regar.