¿Qué fue de los grandes astros de Brasil 1970?

Brasil 1970

Tras la muerte de Carlos Alberto, la memoria colectiva se traslada hacia los integrantes de aquel equipo, considerado como la mejor selección de la historia.




Después de ser parte de la estelar selección de fútbol de Brasil que conquistó la Copa del Mundo en México 1970, varios jugadores se convirtieron en comentaristas deportivos, una actividad a la que también se dedicaba el recordado lateral Carlos Alberto, fallecido ayer martes.

¿En qué están hoy algunas de esas ex estrellas como Pelé o Gerson?

-Edson Arantes do Nascimento, Pelé

Cada cierto tiempo sus problemas de salud asustan a los brasileños: Pelé ha sido operado varias veces de la cadera y a sus 76 años, que cumplió el domingo, camina con ayuda de un bastón. Desde que se retiró del fútbol la leyenda brasileña se convirtió en un hombre de publicidad, prestando su rostro para campañas o grandes eventos alrededor del mundo. Fue ministro de deportes de 1995 a 1998, bajo el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

Algunas veces ha participado como comentarista en la televisión y fue un entusiasta partidario de que Brasil organizara el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de Rio este año.

-Eduardo Gonçalves de Andrade, Tostão

De 69 años, este talentoso atacante sigue siendo considerado uno de los mejores futbolistas brasileños de la historia. Tras alejarse del fútbol se recibió de médico y pasó a llevar una vida recogida. Retornó a la vida pública como comentarista de fútbol en los años 90 y actualmente escribe dos columnas semanales en el periódico Folha de Sao Paulo y acaba de publicar un libro, "Tiempos vividos, Soñados y Perdidos", donde repasa su carrera y reflexiona sobre el fútbol.

-Roberto Rivellino

Volante o extremo de gran habilidad y con un remate muy potente que le valió el apodo de "Patada atómica". Jugó para el Corinthians, el Fluminense y el saudita Al-Hilal, pero alcanzó fama mundial en la selección brasileña, donde debutó con 19 años y sumó 92 partidos y 26 goles. Se retiró a los 35 años y hoy, a sus 70, trabaja como comentarista de fútbol en la televisión en un programa semanal llamado "La noche de los cracks", donde comparte pantalla con Zico, quien brilló en la generación siguiente.

-Gérson de Oliveira Nunes

El "Zurdo de oro" bajó el telón a su carrera deportiva en 1974. Se dedicó a comentar fútbol en radios como la Globo o Band, para después sumarse a otras emisoras a lo largo de su actividad de comentarista, como en Super Radio Tupi en la que está ahora. Tiene 75 años. Coordina a través de su Projeto Gérson una escuela de fútbol para niños pobres en Niteroi, la ciudad vecina a Rio de Janeiro donde ha vivido toda su vida salvo en breves intervalos como cuando jugó en Sao Paulo en los años 70.

-Jair Ventura Filho, Jairzinho

Único jugador de la historia en haber anotado en todos los juegos de una edición del Mundial, con siete goles en seis partidos en México-1970, el "Huracán de la Copa", hoy con 71 años, se dedica a un proyecto social. En la escuela "Fábrica de Talentos Huracán del 70" entrena a niños de 12 a 18 años, en Rio. En 2008, intentó una carrera como concejal en Rio pero la justicia electoral le impidió seguir adelante por haberse atrasado en el pago de una multa. Tiene una estatua frente al estadio olímpico de Rio al lado de otros 'cracks' del Botafogo como Garrincha y Nilton Santos.

- Everaldo

Lateral izquierdo de la Selección de 1970, jugando en la posición opuesta a Carlos Alberto, Everaldo murió trágicamente a los 30 años de edad en un accidente de tránsito. En la noche del 27 de octubre de 1974 su auto chocó con un camión a la salida de una estación de servicio en la ciudad de Arroyo dos Ratos, en el interior del estado de Rio Grande do Sul. Su esposa y una de sus hijas también fallecieron en esa tragedia. Al momento de morir aún era jugador del Gremio, donde se había convertido en ídolo después de volverse tricampeón gaúcho de 1966 a 1968.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.