Inédito proyecto permitirá chatear sin Internet

Una comunidad de Estación Central podrá reemplazar WhatsApp por una aplicación que no depende de esta red.

La brecha digital en Chile es de un 28%, lo que significa que todavía existen 1,5 millones de hogares sin conexión a Internet.  Esta realidad motivó a una profesora y dos alumnos del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la U. de Chile, a implementar un inédito proyecto tecnológico con impacto social en una comunidad de Estación Central. 

Para ello necesitaban fondos, los que obtuvieron de la ONG Internet Society, que promueve la reducción de la brecha digital en el mundo. 

Lo particular del proyecto, que beneficiará a la organización social Ukamau, es que permitirá que los vecinos puedan chatear sin Internet. 

La académica Sandra Céspedes explica que uno de los problemas que tienen los vecinos de esta agrupación comunal, es que no todos disponen de un plan de datos en sus smartphones para utilizar WhatsApp. 

“Lo que  nosotros le propusimos fue instalarles una red inalámbrica, que inicialmente conecta tres puntos de su área, ahí ellos van a tener un Wi Fi que no les da conectividad a Internet pero les permite comunicarse entre ellos”, dice Céspedes, quien trabaja junto a  Alexis Yáñez e Iván Zimmermann.

La etapa piloto del proyecto se iniciará este mes con la implementación de tres antenas   para conexión de puntos remotos, con dispositivos especiales que ya llegaron de EE.UU. La segunda fase, comenzará en julio cuando en los celulares se instale una aplicación de origen mexicano. 

Cada antena cubrirá un radio de 300 metros y podría soportar entre 20 a 30 usuarios conectados. 

“Van a tener un chat, parecido al de WhatsApp, pero sin necesidad de tener que pagar por un plan de datos”, señala. 

WhatsApp no se puede utilizar con esta red inalámbrica porque el servidor de esta aplicación está en Internet, explica Céspedes. 

La investigadora dice que en el futuro se podría entregar Internet a través de esta red inalámbrica, pero no han visto en el mercado planes adaptados para este tipo de redes comunitarias.  

Andrea Araneda, una de las dirigentas de Ukamau, explica que el costo de los planes es un obstáculo para estar conectados, a lo que se suma que muchos no saben ocupar sus planes de datos. “También pasa por un tema de no saber administrar el uso de Internet, ya que tenemos un gran porcentaje de adultos mayores”, dice. 

Experiencias similares de redes comunitarias inalámbricas se han implementado con éxito en España, Estados Unidos y Austria.

Seguir leyendo