Islandia: el país que vive sólo con energías renovables

El 100% de su generación eléctrica proviene de fuentes limpias y su gobierno planea en un plazo de 30 años convertirse en el primer país en abandonar definitivamente el uso de combustibles fósiles.

Las casas y los lugares públicos son calefaccionados con una energía que paradójicamente abunda en la gélida Islandia: las aguas termales. Este pequeño país ha domesticado, además, otras fuentes naturales como ríos y glaciares, para producir -junto al vapor geotérmico- el ciento por ciento de la generación eléctrica de la nación. Pero eso no es todo, porque esta isla, ubicada en el Atlántico norte, tiene un ambicioso plan energético. En un plazo de 30 años dejará completamente de depender del combustible fósil y lo reemplazará por el hidrógeno.

De esta manera Islandia cumplirá un objetivo que busca hace tres décadas: convertirse en el primer país del mundo en generar toda su energía a partir de fuentes renovables.

“En caso de  lograrlo, y así lo esperamos, el país sería totalmente independiente de combustibles fósiles importados. Con esta perspectiva, las emisiones de gases de efecto invernadero serán sólo el 45% del nivel actual”, dice a La Tercera Bragi Arnason, académico del Instituto de Ciencia de la Universidad de Islandia.

LA DESCARBONIZACIÓN
Pero esta reconversión fue paulatina. A mediados del siglo XX Reikiavik, la capital de Islandia, estaba prácticamente cubierta por un espeso humo negro, debido a que la calefacción de la ciudad dependía casi por completo del carbón. Ya en los años 70 el país había aprendido lo suficiente como para despedirse del carbón, aunque las zonas rurales aún usaban aceite para calentar sus casas. A partir se ese momento el gobierno comenzó a impulsar proyectos para encontrar y utilizar energía geotérmica.

La particular geografía de Islandia favorece la presencia de esta fuente renovable casi ilimitada: Está rodeada de volcanes. Esta es la razón de que ya en la década del 70, el 43% de la calefacción provenía de fuentes geotermales, actualmente el 90% el calor que necesitan los edificios públicos y las casas es obtenido de la energía geotermal. La electricidad, en tanto, es generada en un 90% por la energía proveniente del agua (hidroeléctrica) y 20% por el calor de la tierra (geotermal). Para el 2010 se espera que la electricidad producida por este tipo de “combustibles verdes” se duplique.

EL VALOR DE LA ENERGÍA
Se estima que esta paulatina independencia del petróleo ha logrado que esta nación ahorre alrededor de 8.200 millones de dólares en los últimos 30 años. Esto ha contribuido a que la isla hoy ostente el primer lugar en términos de desarrollo humano, según el informe del Pnud,
y el quinto en el mundo en relación al PIB per cápita.

El hábito del carbono, sin embargo, aún no se ha erradicado completamente de la isla. Existen sectores que dependen de las energías fósiles: su flota pesquera y el parque automotriz, uno de los más grandes, en términos per cápita, del mundo. Ambos requieren del petróleo.

En efecto, Islandia es uno de los mayores emisores per cápita de gases de efecto invernadero en Europa. Por lo tanto, el último esfuerzo país para ser “100% verdes” es despedirse del petróleo como combustible e impulsar el uso del hidrógeno en estos sectores.

“Se está investigando, además, la manera de usar la electricidad geotérmica para separar el hidrógeno del agua y usar entonces celdas de hidrógeno para alimentar los vehículos y los barcos del país”, explica Arnason.

Actualmente, sólo existen unos pocos autos circulando con hidrógeno por las calles de su capital, donde ya se ha instalado la primera estación que vende este tipo de combustible. Durante tres años hubo en la isla transporte público impulsado con esta tecnología, pero están esperando los resultados de sus investigaciones para instalar este sistema definitivamente.

ELECTRICIDAD SUSTENTABLE
Donde más han ganado espacio las energías renovables es en la generación de electricidad. Según el Informe Global de Energías Renovables 2007, países como Austria, Suecia, Portugal y Dinamarca esperan que en el 2010 entre el 45% y el 78% de sus necesidades de electricidad provenga de energías verdes. Nueva Zelandia, en tanto, proyecta para el 2025 generar el 90% de su electricidad de fuentes sustentables.

“Los objetivos de europeos y norteamericanos de volcar sus esfuerzos hacia las energías renovables son a corto y mediano plazo, debido a la crisis energética potenciada con el encarecimiento del petróleo”, dice Jorge Pontt, académico de la U. Santa María y autor del estudio Potencial de las Energías Renovables y Eficiencia Energética en Chile. La Unión Europea (eólica y biomasa), China (hidráulica y eólica), Alemania (eólica y solar), EE.UU. (biomasa y eólica) y España (eólica), entre otras, son las que más invierten en el desarrollo de tecnología y plantas de energía renovable y se espera que a corto plazo eleven su generación de electricidad.

Seguir leyendo