Jacqueline van Rysselberghe: “El respaldo de la UDI no es incondicional a Piñera”

Senadora asumió ayer la presidencia de la UDI. Es la primera vez que la UDI es dirigida por una mujer. Apuntó a la necesidad de plasmar las ideas del partido en el próximo gobierno. Eso, dice, condicionará los apoyos de la colectividad.

Cerca del mediodía de ayer ingresó al salón de eventos del Hotel Intercontinental, en medio una ovación, la ahora ratificada presidenta de la UDI, la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

En el lugar sesionaba el consejo general de la colectividad, actividad en la que participaron cerca de 800 personas. Ya al mando del gremialismo, la ex intendenta del Biobío apuntó a la necesidad de que el partido asuma un rol relevante en el próximo gobierno, el cual, según aseguró, será dirigido por la centroderecha. La “Coca”, que es señalada como la presidenta del ala tradicional del partido, dio cuenta de aquello ayer, cuando, frente a los asistentes al encuentro, envió un afectuoso saludo al histórico dirigente de la UDI Pablo Longueira, investigado en el caso SQM.

¿Cómo se toma ser la primera presidenta mujer del partido, de regiones y electa a través de un mecanismo inédito de voto universal?

Yo he tenido múltiples desafíos políticos en mi vida como concejala, alcaldesa y después intendenta. Pero este es el mayor desafío de toda mi carrera. Entre muchas razones, por esa. Tengo el desafío de representar bien a las mujeres y de demostrar que las regiones pueden generar liderazgos nacionales. Además, tengo que representar al partido que yo he dedicado mi vida.

¿Cuál es el sello que le quiere imponer a la UDI?

Los partidos no pueden tener un sello, los partidos son proyectos colectivos. Pero sin duda que se marcan por la personalidad de quien está liderando. La UDI tiene que seguir siendo un partido fuerte, de convicciones y que no se deja llevar por los gritos de la calle. Un partido que es capaz de ganar elecciones más allá de los aportes económicos. Tenemos que ser un partido valiente para enfrentar a la izquierda. Esas son mis características y probablemente se traspasen hacia la conducción.

¿Se pretende endurecer la postura de la UDI, especialmente para negociar con los socios de Chile Vamos?

Yo no soy una persona dura, soy una persona franca, que es distinto. Con la misma capacidad que defiendo mis ideas, tengo la capacidad de escuchar y corregir cuando me equivoco. Pero sí, yo soy una persona directa y que cree en sus convicciones y las voy a defender.

¿Su triunfo refleja que la UDI sigue siendo la misma de siempre; un partido conservador y tradicional?

Nada es lo mismo de siempre. Todo cambia, como dice la canción. Pero sí hay ciertos principios que nos vinculan. A mí me gusta la UDI porque está dispuesta a ser políticamente incorrecta, porque me gusta el trabajo en la calle. El cómo se hace eso va cambiando en el tiempo, pero hay un hilo conductor que se mantiene. La UDI nunca ha sido un partido liberal, si ves las declaraciones en temas valóricos de Jaime Bellolio, que compitió conmigo, somos iguales.

¿Qué les dice a aquellos que señalan que con usted se acaba la renovación de la UDI?

Quienes dicen eso no son de la UDI. Más que lo que piensen los demás, a nosotros nos preocupa lo que queremos hacer por Chile. Y lo que queremos es darle al próximo gobierno un parlamento que permita gobernar. El resto no nos ocupa. En la UDI necesitamos a todos, a los fundadores y a los nuevos.

¿Más allá de integrar a Guillermo Ramírez a la mesa, cuál va a ser la cabida del sector liderado por Bellolio?

Hay muchas instancias de participación en las que nos interesa tener la visión de ellos, que no es tan distinta a la nuestra. Pero los matices son importantes, por eso los vamos a incorporar y particularmente a Jaime.

La directiva saliente de Hernán Larraín dejó una propuesta que plantea establecer una “abstención partidaria” para quienes sean formalizados…

Con eso yo no estoy de acuerdo.

Entonces, ¿cómo van a ser abordados estos casos por la directiva? La fiscalía pidió información de los gastos de Ernesto Silva, Renzo Trisotti será formalizado y además se investiga a tres empresas que asesoran a la bancada de diputados.

Lo que hemos dicho es lo mismo de siempre: la formalización no significa culpabilidad. Y si son declarados culpables, el Tribunal Supremo definirá la sanción, si corresponde alguna. Pero, en general, la fiscalía ha tenido un sesgo increíble y además llama la atención que lo hagan justo antes del cambio de directiva. En el caso de la bancada, eso sale del libro de la Lily Zúñiga y la fiscalía agarró el guante. No tenemos ningún problema en ayudar y cooperar, pero todos los parlamentarios tienen empresas de asesorías externas. Estamos mirando con atención para ver si aquí también se repite que sólo nos investigan a nosotros. Aquí no hay ningún antecedente serio.

¿Le preocupa que vuelvan a salir nuevos casos que afecten al partido?

No me cabe duda que van a tratar de hacer eso, lo vemos en estos días. Trataron de destruir a la UDI pero no fueron capaces.

La última CEP ratificó al ex Presidente Piñera como la mejor carta del sector, ¿es el candidato natural de la UDI?

Para que sea candidato, él tiene que decir que quiere serlo. Evidentemente que es un nombre que suena con fuerza.

¿Se aleja la posibilidad de que la UDI lleve un candidato militante?

Depende del escenario que enfrentemos en marzo. Para la UDI, tan importante como ganar el gobierno es que las ideas del partido estén reflejadas en ese gobierno. A nosotros no nos basta con ganar, queremos que nuestra impronta se vea. Esa es la única manera para que un gobierno de derecha dure más de cuatro años y, por lo tanto, nosotros vamos a apoyar al candidato de nuestro sector en la medida en que nos veamos reflejados en ese programa. Somos necesarios para ganar, el respaldo de la UDI no es incondicional a Piñera. Esperamos que nos consideren, y para que el partido ponga toda esa fuerza que le hace ganar elecciones necesitamos vernos reflejados. No tenemos hoy día el programa de gobierno, entonces no podemos decir a quién apoyamos.

Seguir leyendo