Las huellas del ecoterrorismo

Artefacto Explosivo detona en la casa de Oscar Landerretche

13 de Diciembre del 2017/SANTIAGO Un paquete explosivo llego hasta la casa de Oscar Landerretche, explotandole a la Esposa del director de Codelco según las primeras declaraciones. En la imagen Oscar Landerretche ( PADRE ), vestido de azul. FOTO: R...

El grupo que se adjudicó el atentado del viernes 13 a Oscar Landerretche había escrito a principios del año pasado una declaración donde anunciaron su desembarco en Chile. Una micro quemada, un incendio en un centro comercial y varias amenazas en la Universidad de Chile han sido parte de las acciones que ellos mismos han reivindicado.




La mañana del lunes 11 de febrero de 2013, el científico chileno Sergio Andrés Aguila comenzaba un día más en el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), del Campus Morelos, ubicado en Cuernavaca. La rutina era la misma de todos los días: llegar al laboratorio y conversar con estudiantes y técnicos antes de iniciar la jornada. Eso hasta que a su puesto de trabajo llegó un sobre amarillo que el científico no esperaba. "Me dio mucho gusto recibirlo, porque el remitente era una investigadora mexicana y pensé que quería iniciar una colaboración con el trabajo que realizo, que tiene ver con aportar a la mejora del medioambiente", recuerda el profesor chileno que sigue radicado en el país azteca. Aguila, sin saber lo que venía, comenzó a bromear junto a sus alumnos con la posibilidad de que el misterioso paquete fuera una bomba. "Lo manipulé, lo aplasté e hice la apertura del mismo con mucho cuidado, siguiendo la broma de la supuesta bomba", recuerda.

El juego cobró dramatismo cuando los presentes advirtieron que la carta sí era un artefacto explosivo y que -por la forma en que había sido manipulado- se había desconectado el sistema de ignición. Así, el paquete incendiario no cumplió el efecto deseado al abrirse: adentro había más de 200 g de pólvora.

Aguila dejó la carta en un lugar apartado del laboratorio y llamó a las autoridades universitarias para dar la alerta. Según consigna la prensa local de la época, se activó un operativo en el que intervinieron la policía y el Ejército para desalojar a más de mil personas dentro de la universidad, para luego sacar la bomba y su contenido. "La embajada de Chile me ofreció todo su apoyo. Hasta me ofrecieron protección personal por lo sucedido. Consideré que no era necesario, a pesar de que pasé varias semanas muy consternado con la situación", dice Aguila.

Once días después, un grupo llamado Individualistas Tendientes a lo Salvaje (ITS) se adjudicó el fallido atentado a través de un comunicado publicado en un blog de corte anarquista llamado Liberación Total. En la misiva señalan que "actuamos sin compasión alguna en la fiera defensa de la naturaleza salvaje" y que los datos del científico habían sido entregados por colaboradores desde Chile. Aunque no tuvieron éxito en el atentado, el grupo ecoterrorista aseguró en su blog que la acción había servido para reivindicar la verdad sobre el caso de Ernesto Méndez Salinas, un biotecnólogo mexicano muerto por un tiro en la cabeza tras un supuesto robo dentro de la misma universidad durante el 2011. Según el grupo, Méndez habría sido la primera víctima fatal del ITS, pese a que los medios habían informado la tesis del asalto.

El atentado a Sergio Aguila sería la primera vinculación conocida que el grupo eco-terrorista, que nació en México, tendría con Chile. Tres años después, los Individualistas Tendientes a lo Salvaje anunciaron, a través del blog Maldición Eco Extremista, que eran los responsables del atentado que el viernes 13 afectó al presidente de Codelco, Oscar Landerretche, en su casa de La Reina.

***

El primer posteo de la página Maldición Eco Extremista fue publicado el 3 de febrero de 2016 y es también el primer comunicado del ITS en Chile, al menos en el sitio. Allí explican sus diferencias ideológicas con otros movimientos de corte anarquista, responden a sus críticos y enfatizan que no son una simple página de contrainformación. El comunicado termina, según sus autores, con una carta escrita de manera anónima por un anarquista preso en Chile, donde, entre otras acciones, se reivindica el bombazo en el subcentro de Escuela Militar que dejó a 10 heridos en septiembre de 2014. El posteo termina con una declaración de principios: "A la ciudadanía espero le explosen infinitas bombas, porque 'la inmunda vida ciudadana no solo se encuentra en los cuarteles'. Estoy contra la civilización y en la ciudadanía/humanidad considero es el objetivo más civilizado (me incluyo), son quienes están aferradxs al progreso y se empeñan en seguir destruyendo todo lo indómito, todo lo salvaje por el sucio y asqueroso plástico llamado dinero".

En la página se puede encontrar información sobre cómo armar una bomba, las actividades del ITSen el extranjero y sus bases ideológicas. Otro posteo, por ejemplo, contiene otras direcciones a sitios afines para compartir información. En uno de estos sitios se recomienda que los adherentes a la causa ecoterrorista usen el navegador Tor, que dificulta el rastreo en la web y el uso de mails encriptados para evitar la intervención de terceros o seguimientos. En ningún lado hay algún tipo de información personal sobre quiénes podrían ser los administradores del sitio. Una de las últimas entradas contiene reacciones del atentado a Oscar Landerretche y una traducción a varios idiomas del mismo hecho.

Trece días después de la primera publicación de inicios de 2016, una micro del recorrido 210 del Transantiago quemada por completo en las calles de La Florida fue el primer golpe en Chile reivindicado por el grupo Individualista Tendiente a lo Salvajes. Según se consigna en la querella interpuesta por la empresa Surbus, a la cual Reportajes tuvo acceso, el chofer de la máquina se percató de que dos individuos subieron en la intersección de avenida Vicuña Mackenna con General Arriagada para dirigirse a la parte de atrás de la micro y dejar una botella que luego generó un incendio. Eran las 11 de la mañana.

Según fuentes de la empresa, la rápida acción del conductor y una pasajera permitió que nadie saliera herido o lesionado. La instrucción fue evacuar de inmediato. Los daños fueron avaluados en $ 110.000.000 aproximadamente. En Surbus señalan que esa ha sido la única vez que han sufrido un atentado sin importar que hubiera pasajeros en la micro. En otros hechos de la misma naturaleza, los autores suelen hacer descender a todos los ocupantes del bus, atacando al mobiliario, pero no a las personas. Esta vez fue al contrario.

El chofer de la micro, que sigue trabajando en la empresa, tuvo que recibir ayuda psicológica y la investigación por el hecho sigue en curso. No se ha descartado la tesis de una falla mecánica, aunque esta posibilidad es mínima, ya que los buses tienen todos sus mecanismos en la parte delantera y el incendio empezó, justamente, en la parte de atrás de la máquina.

El atentado también fue autoadjudicado en la página Maldición Eco Extremista en un comunicado escrito el 22 de agosto. Los autores de la misiva señalan que fue una declaración de guerra y que no tenían pensado dañar a ninguna persona, aunque de hacerlo no les hubiese importado. La acción es definida como una declaración pública de la puesta en marcha del "proyecto de ataque, complicidad y coordinación de ITS en México, en Chile y algunos otros países más".

Otros ataques adjudicados por los ecoterroristas en su página fueron un incendio que afectó al Mall del Centro (24 de mayo) y un supuesto atentado descrito por ellos mismos en su duodécimo comunicado, en el que dicen que abandonaron un artefacto de mecha casera "en una hilera de autos estacionados en una calle al norte de la capital" (25 de julio).

***

La Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile ha sido un blanco recurrente de las amenazas durante el último año en la página Maldición Eco-Extremistas.

Tanto así, que en Beauchef 851 se están instalando torniquetes a la entrada de la facultad para tener más control en el acceso. La idea es que desde marzo próximo sólo puedan entrar las personas que tengan credencial universitaria. Además, se han implementado cursos de manipulación de extintores, nuevas cámaras de seguridad y teléfonos de emergencias pegados en todos los pasillos. Los guardias de la facultad cuentan que han sido instruidos para estar atentos si llegan personas con objetos que pudieran resultar sospechosos.

El paquete que recibió Oscar Landerretche tenía como remitente a un profesor de esa universidad, quien, según el comunicado publicado por los ecoterroristas, era otro de los potenciales blancos para el grupo.

Los resguardos fueron tomados tras un atentado explosivo frustrado en la facultad perpetrado el 8 de abril pasado. Según lo descrito en la querella interpuesta en el 7° Juzgado de Garantías de Santiago, ese día se encontró una bolsa que en su interior tenía un aparato sospechoso con un reloj montado sobre él. Al lugar acudió personal del Grupo de Operaciones Especiales (Gope), quienes evacuaron la facultad y procedieron a desactivar la bomba.

Un mes después del atentado llegó un mail a la universidad advirtiendo la presencia de otras tres bombas dentro de la misma facultad. De nuevo, se evacuó el lugar, se cerró el perímetro y luego de dos horas de procedimiento no se encontró nada. El mail hacía hincapié en la reivindicación ecoterrorista.

El 22 de agosto pasado, el ITS se adjudicó el primer atentado en la Facultad de Ciencias y Matemáticas de la U. de Chile. Aunque no lograron su objetivo, que la bomba explotara, no tuvieron problemas para resaltar lo sucedido: "Eso no nos limita para reivindicarlo y hacerlo público, ya que de otra manera hubiera caído en el olvido, cosa que no permitiremos, porque es nuestro, es de nuestro ego, es en nombre de lo salvaje y en contra de la civilización", escribieron en su blog.

A lo largo de todo el 2016 se repitieron las amenazas dirigidas a Beauchef 851, por ser una de las sedes del conocimiento científico en Chile. Por ejemplo, en un comunicado se atacó directamente a cuatro profesores y una estudiante de la facultad, quienes han sido instruidos por las autoridades de la universidad para no referirse públicamente a estos hechos. La última amenaza se registró el 24 de noviembre, cuando la cuenta de Facebook de una integrante del Centro de Alumnos de Ingeniería fue hackeada. El ITS publicó a través de esa red social que habían dejado otra bomba en la facultad.

De nuevo era una falsa alarma.

***

Cuando Oscar Landerretche llegó a su casa en la tarde del viernes 13, el paquete había llegado hacía varias horas. La asesora del hogar lo recibió en la mañana y lo dejó en la cocina. El envío se realizó vía Chilexpress y un trabajador de la empresa fue a dejar el objeto al condominio. No parecía nada sospechoso. Suponían que era un regalo.

A poco de regresar de sus labores, el presidente de Codelco abrió el supuesto obsequio junto a su hija menor, pero un movimiento de ella desestabilizó al ejecutivo e hizo que el paquete se ladeara y explotara cerca del estómago de Landerretche.

Todo fue muy rápido: 10 clavos saltaron en varias direcciones, como una especie de granada casera. La niña se alcanzó a agachar, por lo que se salvó de recibir el impacto en la cabeza. La fuerza de la explosión dejó un forado de 10 cm de diámetro en una de las paredes de la cocina.

Al momento del estallido, la esposa de Landerretche iba entrando al lugar, por lo que recibió toda la onda expansiva del artefacto. Aunque la otra hija del matrimonio y la suegra del ejecutivo se encontraban en otra habitación, sintieron claramente la fuerza del impacto. La casa se movió entera y todos quienes estaban ahí quedaron en shock, según cuentan personas que estuvieron con la familia en las horas posteriores en la Clínica Alemana.

El trabajo de la Fiscalía Regional Metropolitana Sur el día del atentado se extendió hasta las cinco de la mañana en la casa de Landerretche. Fuentes vinculadas a la investigación señalan que el presidente de Codelco tuvo suerte. Que la bomba le pudo haber causado mucho más daño del que recibió. Aunque no se ha demostrado que el artefacto explosivo tenía la capacidad de matar es algo que no se puede descartar. Aún faltan pericias para aquello.

Hasta ahora, la única evidencia que se ha dado a conocer es un video de una cámara de vigilancia de uno de los vecinos de Landerretche en el que se observa a dos individuos pasear por fuera de la casa en La Reina. Primero en bicicleta y luego sin ella. Pero no es una prueba concluyente. La investigación que lidera el fiscal Raúl Guzmán se encuentra en proceso de recolección de evidencia, y dicen que hay mucho material fílmico en observación, aunque ninguna certeza del autor o autores del atentado.

Una de las cosas que han llamado la atención de los persecutores, después de una semana de trabajo, es que este ha sido el primer bombazo dirigido a dañar a personas como principal objetivo y no como consecuencia. Una macabra carta de presentación de los Individualistas Tendientes a lo Salvaje que reivindicaron el atentado que los sacó de su -hasta ahora- relativo anonimato.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.