Misión de la ONU en Haití se acerca a su fin con balance mixto luego de casi 13 años

ONU

El secretario general de la ONU quiere cancelarla este año. Bachelet llega mañana a Haití. La Minustah ha sido clave en logros de seguridad y estabilidad política, pero también es blanco de críticas.




Los cascos azules llegaron a Haití el 1 de junio de 2004 tras una revuelta que derrocó al Presidente Jean-Bertrand Aristide. Según la ONU, su misión era "establecer un entorno seguro y estable en el que se pueda desarrollar un proceso político, fortalecer las instituciones del gobierno, apoyar la constitución de un Estado de derecho, y promover y proteger los derechos humanos".

Tras casi 13 años desplegada en el país caribeño, la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) parece tener sus días contados. Así, al menos, lo deslizó el secretario general de la ONU, António Guterres, quien ha propuesto cancelar este año la misión para sustituirla por otra operación mucho más pequeña.

A la hora del balance, las opiniones defieren sobre el aporte de la Minustah al avance de Haití. Los cascos azules han recibido elogios por aumentar la seguridad, allanar el camino para la celebración de elecciones y proporcionar un apoyo clave tras desastres, especialmente luego de un devastador terremoto en 2010. "El proceso electoral y estabilidad política ha sido un tema importante para la Minustah con un resultado exitoso", dijo a La Tercera Ariane Quentier, portavoz de la misión de la ONU.

En su más reciente informe sobre la Minustah, Guterres también cita como logros destacados los relativos a la "estabilización de las condiciones de seguridad y el fortalecimiento de la policía nacional". Sin embargo, el propio secretario general de la ONU destaca que en el período comprendido entre el 1 de septiembre de 2016 y el 28 de febrero de 2017 la cifra de homicidios en el país alcanzó a 546, frente a los 510 registrados entre el 1 de marzo y el 31 de agosto de 2016. Con todo, el jefe del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, Hervé Ladsous, afirma que "la seguridad no es perfecta, pero creo que está mucho mejor en este momento".

Seis años después del terremoto de 2010, que dejó más de 200 mil muertos, el paso del huracán Matthew deterioró considerablemente la situación humanitaria de la nación caribeña. Así lo revela un informe elaborado en noviembre pasado por la Oficina de la ONU para la Coordinación Asuntos Humanitarios (Ocha), el cual muestra que de los 11 millones de habitantes de Haití, 2,7 millones necesitarán asistencia humanitaria durante 2017. Al 30 de diciembre, 46.691 personas seguían desplazadas en 31 campamentos en el área metropolitana de Puerto Príncipe, muchas de ellas desde el terremoto de 2010.

La situación humanitaria se ha visto agravada por el importante aumento del número de presuntos casos de cólera. Las causas fundamentales de la epidemia siguen presentes: solo el 25% de la población haitiana tiene acceso a servicios de saneamiento adecuados, solo el 58% tiene acceso al agua potable y el acceso a los servicios de atención sanitaria es limitado.

Este es el panorama que se encontrará mañana la Presidenta Michelle Bachelet durante su visita a Haití.

Pero la Minustah también ha tenido parte de la responsabilidad en esta epidemia, según recordó Guterres. "El 1 de diciembre, mi predecesor (Ban Ki-moon) pidió perdón al pueblo de Haití en nombre de la ONU, diciendo que la organización simplemente no había hecho lo suficiente respecto al brote de cólera y su propagación en Haití y lamentando el papel que había desempeñado", afirmó. Al respecto, The Associated Press recordó que el brote de cólera fue generado por la mala higiene de una base utilizada por fuerzas nepalíes. "Obviamente, la Minustah fue una misión muy controvertida debido a la epidemia de cólera. La misión trabajó duro para reconstruir Haití, pero sufrió de problemas de confianza", comentó a La Tercera Heidi Tworek , coordinadora del Proyecto Historia de Naciones Unidas.

"Creo que cuando miramos la situación actual en este país, comparada con la había hace unos pocos años, podemos decir que hemos avanzado mucho", dijo Ladsous. Una opinión diametralmente opuesta a la de Camille Chalmers, director de la Plataforma Haitiana para un Desarrollo Alternativo, quien denuncia que la misión de la ONU solo "agudizó" la crisis de Haití. "La Minustah ha provocado muchos daños, sufrimientos y daños a nuestro país", comentó el economista a este medio. Según The Associated Press, algunos cascos azules fueron acusados de un uso excesivo de la fuerza, violación y de abandonar a los bebés que engendraron durante sus asignaciones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.