Para Juan Carlos Garrido, los sueños pesan 181 kilos

El pesista paralímpico chileno estableció un récord mundial en Brasil, un logro que buscaba desde que inició, hace 15 años, una sacrificada vida deportiva.

Fueron 181 kilos los que hicieron que Juan Carlos Garrido cumpliera un gran sueño de vida. Antes, debió sobreponerse a una artrogriposis, enfermedad congénita que lo tiene en silla de ruedas; vio cómo el esfuerzo de sus padres lo sacaba adelante; trató y falló varias veces, algunas de manera injusta, en sus 15 años de carrera en el levantamiento de pesas paralímpico. Pero esta semana, en Brasil, 181 kilos cumplieron uno de sus mayores anhelos: poseer un récord mundial.

El miércoles, el santiaguino batió la marca universal de la categoría menos de 59 kilos de peso corporal, en la final del circuito brasileño Loterias Caixa, en Fortaleza. Antes había logrado levantar 174, uno menos que el récord mundial del ruso Lidar Bedderdinov, pero en Fortaleza lo pasó con creces. 

“Agradezco a Dios por este triunfo. Sin él nada es posible. Vine a Brasil con ese objetivo en mente. Batir el récord era algo que queríamos hace mucho tiempo, hasta que lo logramos”, dice el medallista parapanamericano en Guadalajara 2011.

No era primera vez que lo intentaba. En junio de este año, en el Campeonato Nacional Brasileño, en Sao Paulo, Garrido consiguió la marca, pero el registro no fue validado, pues el Comité Paralímpico Internacional (IPC) no considera ese torneo como válido. “Lo que pasa es que los récords se consideran válidos cuando existen jueces de primera categoría mundial, algo que esta vez sí ocurrió”, explica Víctor Rubilar, su DT, quien lo entrena desde 1998, cuando el deportista tenía 18 años.

Y hubo otras. “El año pasado también lo intentamos, en este mismo campeonato, pero me dieron los tres movimientos nulos. Y este año, en Rusia, quise batir el récord del mundo al dueño de casa y nuevamente los tres nulos. Creemos que para ellos era una falta de respeto que de un país tan lejano y desconocido hasta ese momento en las pesas les fueran a batir el récord”, dice Garrido. 

El pesista es también director de DAR Chile, la asociación de Deportistas de Alto Rendimiento. Su presidenta, Claudia Vera, asegura que “como directivo es espectacular, muy comprometido, responsable y siempre está pensando en los demás. Lo que más destaco de él es su gran nivel de compromiso. Nos representó, por ejemplo, en el Congreso la primera vez que fuimos”. 

La karateca destaca que “sé que tiene una hija y la adora, le dedica todo lo que hace, vive pendiente de ella”. Garrido está separado, “felizmente pololeando” y agradece tener “una familia que me apoya completamente”.

Además, se dedica únicamente al levantamiento de pesas, más aún ahora, con un récord mundial en el currículum y los primeros Juegos Parasudamericanos (Santiago 2014) a la vista. 

“Después proyecto el Mundial del próximo año en Dubai y, por supuesto, clasificar a los Juegos Paralímpicos de Río 2016, donde iré a pelear por el oro”.

Rubilar lo reafirma: “Tenemos reales posibilidades de pelear un oro olímpico. Juan Carlos tiene una tenacidad única, de nunca darse por vencido ante los objetivos propuestos”. 

En el historial del pesista sólo aparece una cita olímpica, la de Sydney 2000, tras apenas dos años en la actividad. “A Atenas también fui, pero por una mala gestión de la federación de esos años no pude competir, porque me inscribieron en una categoría inferior”, recuerda Garrido.

El deportista tenía claro desde 1998 que esta actividad sería su vida: “Desde que fui a mi primera competencia, en Dubai, siempre soñé con algún día batir un récord y aparecer en el diario por mis logros deportivos, no por mi discapacidad”. Ese sueño se cumple ahora, gracias a una vida dedicada a la superación y a esos inolvidables 181 kilos.

Seguir leyendo