¿Por qué es casi imposible abrir la cabina de avión comercial en pleno vuelo?

Los detalles a propósito de la caída del avión en Los Alpes derivan en varias preguntas: ¿Cuáles son las medidas de seguridad de las cabinas de los pilotos? ¿Qué tal difícil es ingresar a una cabina durante el vuelo?




Entre los detalles recientes que conocimos sobre la caída del avión en Los Alpes sabemos que uno de los pilotos salió de su cabina y que el copiloto -que supuestamente habría hecho caer la aeronave deliberadamente- cerró la puerta de ingreso, impidiendo que su compañero pudiese ingresar.

Es por ello que es necesario plantear algunas preguntas: ¿Qué tan dificil puede ser derribar la puerta de una cabina o forzarla? ¿cómo funcionan estas cabinas y por qué es virtualmente imposible ingresar a ellas durante el vuelo?

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, se reforzó la seguridad y las autoridades de aviación aprobaron una normativa que obligaba a los fabricantes a diseñar puertas de máxima seguridad que impidieran el acceso a la cabina a cualquier persona. La cabina se encuentra blindada, cerrada todo el vuelo y posee un bloqueo automático para evitar secuestros.

El procedimiento indica que si un piloto sale de su cabina, es necesario que realice una llamada o haga sonar un timbre para que su compañero abra la puerta desde dentro. Así, el comandante o copiloto verifican con una cámara instalada fuera que no hay nada anormal y accionan un interruptor que desbloquea la entrada. El interruptor tiene tres posiciones (neutral, abrir, bloquear) y el piloto y copiloto tienen control absoluto en el sistema, porque no hay una apertura por control remoto.

En caso que se hagan varias llamadas y en la cabina no contesten al código de aviso, o bien el otro piloto sufra un desmayo o similar, quien desee entrar debe desbloquear el sistema con un código alfanumérico y a los 30 segundos se abre la puerta automáticamente. Sin embargo, este proceso también puede ser bloqueado con un botón desde dentro de la cabina y en este caso, se produce un fuerte sonido, que queda registrado en la caja negra del avión.

AUnque los aviones comerciales van equipados con un hacha y con una palanca de un metro de largo en caso de algún incidente, ambas herramientas viajan en la cabina. Por ello, nadie desde fuera puede desbloquear la puerta, ni el fabricante ni la aerolínea. Además, las cabinas son todas muy parecidas, para que los pilotos no tengan inconvenientes en volar distintos tipos de aviones.

En cuanto a la comunicación con la torre de control, ésta sólo puede ser posible desde la cabina, y a pesar que existen aviones que incorporan internet con wi-fi para los pasajeros, a 30 o 35 mil pies de altura las comunicaciones con teléfono móvil no funcionan.

Para estar seguros de la buena salud de los pilotos, la normativa internacional exige un reconocimiento médico anual hasta los 60 años y cada seis meses de los 60 a los 65 años, la edad máxima permitida para volar. El examen incluye testeo general de cuerpo, taquicardias, electrocardiograma, análisis de orina y de sangre, análisis de consumo de drogas y una entrevista con un psiquiatra.

Comenta