El proveedor del espionaje

La Casa Del Espia

30 de Mayo 2017 Imagenes de la tienda "La Casa Del Espia", atendida por su dueno Dante Yutronic (en la imagen). Foto: Reinaldo Ubilla

Después de los micrófonos encontrados en la Sofofa la semana pasada, el espionaje se tomó parte de la agenda. Dante Yutronic, dueño de La Casa del Espía, dice que los equipos para encontrar esos micrófonos los arrendó él. Aquí habla de inteligencia y contrainteligencia y de por qué pasó seis años sin hablar tras su condena en el caso Rocha.


"Tu grabadora es totalmente obsoleta", dice Dante Yutronic (61) sentado en su oficina de avenida Tabancura. "Hace muchos años que no veía una grabadora como la que tú tienes aquí".

Para aclarar las cosas, la grabadora en cuestión es normal, y está lejos de ser un ladrillo para entrevistar, como los de 15 o 20 años atrás. Pero Yutronic, dueño de La Casa del Espía, conocido además por ser agente de inteligencia, es un hombre preocupado por las formas. Este tipo de cosas le importan.

"Está lleno de artículos más pequeños, menos invasivos", sigue explicando Yutronic. "Cuando tú pones una grabadora como la que pones aquí enfrente, normalmente la gente se cohíbe. Un perito criminalístico jamás te va a poner una grabadora encima. Te va a estar grabando constantemente. Una perita para entrevistar a un niño que fue agredido sexualmente no le va a poner una cámara. Eso no existe ya. Va a ocupar unos lentes que registran imágenes y audio".

Yutronic habla y piensa rápido. Cierra la idea y pasa abruptamente a otro tema.

***

La última vez que Dante Yutronic habló con algún medio fue a mediados de 2011: seis años atrás. La razón se remonta al año 2008. Ese año pasó cinco meses en la cárcel, y en 2011, la última vez que habló en público, había terminado de pagar cerca de dos años y medio de reclusión nocturna en el anexo Capitán Yáber, pena que cumplió por su vínculo en el caso Rocha y el seguimiento que hizo del martillero Jaime Oliva. Gerardo Rocha, ex dueño de la Universidad Santo Tomás, terminó incendiando la casa de Oliva. El martillero y Rocha terminaron muertos por las quemaduras. En esos años, Yutronic dijo que su relación con Rocha lo hizo perder su familia y lo dejó en la quiebra.

Yutronic explica: "Cuando estás mucho en la farándula, estás en el límite. Y a mí me cagaron por eso: la farándula. Los medios te hacen pedazos. Todo lo que dijeron es falso. ¿Cómo reviertes eso si la gente ya se hizo una imagen? No tienes cómo. Para que después salga un desmentido…

Usted dice que está desilusionado de los medios, pero lo cierto es que usted fue condenado por el caso Rocha...

La verdad es que del caso Rocha no hablo. Son cosas que ya pasaron, no tengo nada que decir, la justicia me castigó y lo asumí como tal, y se acabó. No le doy más vueltas al asunto. Si yo dijera la verdad, volvería a estar preso, detenido de nuevo. ¿Para qué? No tiene lógica. Por eso, yo no estoy en farándula, no voy a programas periodísticos, no voy a estrenos nocturnos, no voy a invitaciones a la disco, ni nada por el estilo.

Esa vida ya pasó, parece decir Yutronic, quien asegura haber estado en la cresta de la ola por unos 28 o 30 años. La instalación de Casas del Espía en otros países latinoamericanos lo terminó por convertir en figura conocida. "No solamente en Chile, en todos los países. En Playboy, cuando sacaban una versión en portugués, fui portada. Cuando era joven, la juventud tiene mucho... Y obviamente cuando tú vives así, era un mundo así: entretenido".

Estos años en que estuvo fuera de los medios, ¿en qué ha estado?

Lo mismo: soy el dueño de La Casa del Espía que es reconocida en todo el mundo. Esto no es como comprar en Mercado Libre o Alibaba, que te entregan las cosas en el Metro Santa Lucía.

***

A Yutronic no le gusta hablar de espionaje. Prefiere hablar de inteligencia. Y asegura que su negocio ya no presta ese tipo de servicios, de seguimientos, como él mismo le hizo al martillero Oliva a pedido de Rocha. No. Ahora, según Yutronic, La Casa del Espía se dedica a vender productos para inteligencia y contrainteligencia. Yutronic ahora es solo un proveedor del espionaje.

El caso de espionaje en la Sofofa de la semana pasada tiene un aura algo extraña. Alguna hipótesis debe tener sobre lo que pasó…

En el caso de la Sofofa existen dos posibilidades. Aquí, los micrófonos los instalas tú o un tercero. Si los instalas tú, es para grabar la conversación con quienes entren a la oficina. Eso, seguramente, es para tener en poder una conversación o una negociación que hubo. Con el bando que iba a entrar o el posible bando que entrara o por negociaciones internas. La otra posibilidad es que haya sido un tercero, pero nunca un tercero de una banda ajena. Ese tercero tiene que ser la mano derecha tuya o un asesor tuyo que quiere atornillar al revés. En todas las oficinas hay gente que atornilla al revés. Esas son las dos hipótesis que se pueden dar en la Sofofa. Lo extraño es que la empresa que supuestamente detectó los micrófonos, después supimos que fueron detectados con equipos nuestros. Es decir, nos arrendaron los equipos a nosotros para poder hacer la limpieza y el barrido electrónico. Por qué, porque La Casa Del Espía es una sola. No hay otra Casa del Espía. Estas empresas son ex funcionarios, ex personas ligadas a la inteligencia o a la seguridad o asesores de seguridad. No son empresas que cuentan con la tecnología. Lo mismo pasa con los investigadores. El 99,9% de los investigadores nos compra los equipos a nosotros. También bancos, instituciones financieras, Bolsa de Comercio, agencias de publicidad nos compran los equipos. El que maneja la información, maneja el mundo.

Para que alguien atornille para atrás, tiene que haber alguien desde afuera que necesite esa información...

Claro. Estas cosas se vienen realizando desde hace mucho tiempo. No son cosas puntuales. Seguramente, el micrófono que encontraron ahí tiene varios meses instalado.

O sea, ustedes son arte y parte, inteligencia y contrainteligencia en los equipos que venden..

Por supuesto. ¿O tú no has comprado?

No.

¿No has comprado nunca un detector de radar para protegerte de carabineros?

No.

¿No? Bueno, es raro. Normalmente, todo el mundo compra. Está la pistola de radar y la gente puede comprar el detector de radar para protegerse de eso. Están los fotorradares y puedes comprar un detector de cámaras de fotorradares, porque transitas mucho por determinada arteria y te sacan partes a cada rato, entonces existe la inteligencia y contrainteligencia.

A nivel corporativo, ¿el espionaje ha ido en aumento?

Es normal, se ha mantenido, no es que haya habido un aumento, lo que pasa es que el caso puntual de la Sofofa ha tenido mucha bulla. Pero esto es común, no solamente en interempresas, también en negociaciones entre sindicato y empresas, porque tanto el sindicato necesita saber cómo se están manejando los jefes y los jefes necesitan saber qué está hablando el jefe del sindicato para poderse manejar y saber cuánto van a dar, cuánto pueden estirar el elástico, cuantos días van a seguir las negociaciones, o si pueden llegar a acuerdo con un bono por abajo. Todo se maneja así.

***

Yutronic dice que los productos que se venden para el espionaje son todas adaptaciones de la medicina. Una cámara de endoscopía se puede ocupar para ver a través de las paredes o ver lo que hay dentro de una maleta. "La medicina es la que ha hecho evolucionar el espionaje y el contraespionaje", dice. "Los escáneres, los rayos X vienen de la medicina. Las radiografías se transformaron en tecnología para ver a través de las paredes con sistema calorífico. No ves a la persona, pero detectas calor. Cuando yo partí no existían los teléfonos celulares, menos los computadores. Partimos con un celular que era una maleta con que uno andaba en el bolsillo, que era de Sitcom, y que llamaba solo dentro de Santiago".

En tiempos en que la tecnología era más rústica, Yutronic dice que los equipos se transformaban. Se le quitaba la luz roja a la grabadora, por ejemplo. Y dice: "¿Cómo hicimos los equipos que ocupaba Vladimiro Montecinos?" (ex jefe de inteligencia de Alberto Fujimori en Perú, condenado por sobornos). "Con cámaras de video. Y no los activaba él, los activaba la secretaria desde afuera. Había que hacer el trabajo con botones, cableado. Hoy es todo inalámbrico".

Según Yutronic, el 80% de sus productos hoy son vendidos para detectar infidelidades, maltrato infantil, abuso a adultos mayores en hogares de ancianos, abusos sexuales, acoso y bullying. "El maltrato de animales entró fuerte ahora último", agrega. "El mismo equipo puede ser utilizado para un millón de cosas distintas. Todo depende de tus necesidades".

Yutronic estima que el otro 20% de su negocio se distribuye entre empresas, sindicatos, reparticiones de gobierno. Cuando hay licitaciones que involucran cinco mil, 10 mil o 50 mil UF, son cosas importantísimas. Pascua Lama, las forestales, las pesqueras, las internacionales. Estamos hablando de miles de millones de dólares. Nadie va y se compra un auto por comprárselo. Primero va y lo mira. Lo prueba. Lo mismo pasa con las empresas. Las internacionales antes de venir a Chile ven cómo está el mercado, si hay efervescencia política. Eso es información. Después, cuando se deciden, ven quién es la competencia, cuáles son los gerentes. ¿A quién contratan? A empresas como la nuestra.

Ok, pero una cosa es comprar un producto y otra cosa es instalarlo...

El que instala un micrófono tiene que saber muy bien para qué lo necesita. Saber dónde va a estar instalado, la ubicación que va a tener, el ángulo de la cámara, hacia dónde va a enfocar. Quizás no necesite grabar la oficina entera, sino que enfocar tu cara para cuando me enrostres y me estés extorsionando, por ejemplo, para tener una prueba y presentarla al fiscal. Para eso hay que tener el tiempo para hacer una instalación. No cualquier pelafustán entra a la Sofofa y está media hora o 40 minutos haciendo las pruebas para que la instalación quede perfecta. Si tú quieres infiltrar a una empresa no vas a ir con el gerente. Lo más fácil es una secretaria, pero también tiene acceso limitado. ¿Pero quién no tiene acceso limitado? La gente que hace limpieza. O el junior. Gente que se mueve por todos los pisos, no tiene restricción, porque hay empresas en las que solo te dan acceso a un piso y todo lo demás está bloqueado. ¿Siempre el culpable quién es? El mayordomo, como dice Sherlock Holmes. Está en todas partes.

Entonces el cliché del mayordomo es verdadero. Al menos como una metáfora..

Por supuesto, toda la vida ha sido igual. Es muy difícil llegar a poner algo si no es una persona cercana. Lo otro es espionaje más tecnológico, cuando no tienes acceso a llegar a un lugar. Porque con una tarjeta de crédito y tres mil dólares la hora yo puedo rentar un satélite y hacer un seguimiento y vigilar una persona por una hora. Para eso tienes 210 satélites que están dando vuelta a la tierra que tú puedes arrendar, porque hay más de mil satélites.

O sea, con una billetera grande uno puede hacer un seguimiento de unas cuantas horas y listo.

Yutronic aquí hace una pausa.

-Claro, es una alternativa-, dice. -La otra alternativa somos nosotros, que somos mucho más baratos.

Y los políticos. ¿Qué pasa con los políticos?

Todos entran aquí. Hay muchas personas que no quieren verse ligadas a algo. Hablemos de políticos o política en general. Hay muchas cosas en las que no se quieren ver involucrados y contratan a terceros. El espionaje es internacional. Ahora le tocó al presidente de Brasil, que lo grabaron justo cuando estaba pidiendo una coima, después de haber sacado a la presidenta anterior por tránsfuga. Si te das cuenta, tienes que tener mucho cuidado y cubrir tus partes con ambas manos para no quedar expuesto.

Una mejor técnica sería no hacer nada...

No sería político.

Entonces, ¿el espionaje entre políticos se da mucho?

Es común. ¿O tú no espías a tus colegas para saber qué nota van a hacer? Todos lo hacemos. En esta oficina donde tú estás sentado han estado desde presidentes para abajo. Todos son personas y tienen distintas necesidades y problemas y hay que saber solucionarlos

Comenta