Sebastián Piñera, de la A a la Z

Debate presidencial Anatel

Un repaso urgente y alfabético de las frases, temas y personajes que han orbitado alrededor del candidato presidencial, a horas del balotaje.


Académico: Sebastián Piñera fue profesor del curso Aspectos reales del comercio internacional, que se dictaba en Economía de la UC, donde siempre tuvo un pequeño grupo de alumnos, ya que la mayoría prefería seguir la línea de Administración. Informal en el trato pero muy exigente, Piñera preparaba sus clases con cuidado. Él mismo corregía las pruebas y se valía del humor para señalar las debilidades de los estudiantes y dejaba muy claro cuando un alumno hacía una pregunta tonta. "Te mantenía alerta", contó Ignacio Guerrero, quien fue su alumno y una década más tarde entró a trabajar con él a Citicorp, a las biógrafas del ex presidente, Loreto Daza y Bernardita del Solar.

Blumel, Gonzalo: El coordinador programático de la campaña de Sebastián Piñera, dijo a La Tercera en septiembre pasado que "el programa de Piñera apunta a conquistar el centro político". El ingeniero civil y músico, explicó el espíritu del programa de Piñera a La Tercera: "Va a expresar la visión política y democrática del ex presidente Piñera, la visión de un liderazgo moderado, de centro, que representa a una coalición de centro derecha. Lo segundo, más que la derechización de la candidatura, el problema de fondo es que el gobierno y la Nueva Mayoría se izquierdizó, abandonó a la Concertación, incluyó al Partido Comunista y tomó las banderas de los movimientos sociales más radicalizados. Por lo tanto, si el centro hoy está despoblado tiene que ver con que la izquierda se radicalizó, más que una derechización de la centro derecha. De hecho, la centro derecha hoy día es más diversa y recoge mejor las vertientes políticas del centro".

Censo: El de 2012 iba a ser el "mejor censo de la historia" como se lo denominó, pero se convirtió en un problema de proporciones para un gobierno —el de Piñera— que había hecho de la excelencia su principal característica. Ese año, el Ministerio de Economía —encabezado por Pablo Longueira— y el INE anunciaron la fecha del censo, cuando un conjunto de hechos se conjugaron para dar origen a la crisis, comenzando por las malas relaciones entre el director del INE, Francisco Javier Labbé, y el equipo técnico del organismo. En abril de 2013, cuando Labbé dio a conocer los resultados, desde el propio INE se filtró información sobre los errores que contenía el censo. Se le acusó de manipular las cifras, al presentar a los habitantes "estimados", como efectivamente empadronados, desoyendo las recomendaciones del equipo técnico. Lo que significó omitir a 1,7 millones de personas, es decir, más de un 9% de la población. El 9 de agosto de ese año, Piñera pidió perdón diciendo que "efectivamente se habían cometido errores en la planificación y ejecución del censo".

De Castro, Sergio: Durante los tres años que Piñera estuvo en Boston estudiando, viajó a Chile solo en una ocasión. Durante la semana que estuvo en Santiago, sus amigos decidieron jugarle una broma. Haciéndose pasar por funcionarios del gobierno, Fabio Valdés y Choclo Délano lo llamaron para informarle que tenía una cita con el ministro de Hacienda, Sergio de Castro. Era la época en que el gobierno militar reclutaba a jóvenes economistas, y De Castro había sido su profesor en la UC. Al día siguiente, un nervioso Piñera le pidió prestada una corbata al Choclo, y partió a la reunión, pero no había tal. Hasta hoy los amigos se ríen de la broma.

Fortuna: Sebastián Piñera no fue el primero de la familia en tener dinero, según consigna "Piñera, biografía no autorizada", de Loreto Daza y Bernardita del Solar. Su abuelo paterno, José Manuel Piñera, un hombre agnóstico y "más amigo de los libros que de las fiestas", lo hizo mucho antes, a principios del siglo XX, gracias al boom de la industria del salitre. José Manuel Piñera trabajó para las empresas británicas Williamson Balfour y Gildemeister, que explotaban el mineral. Con la misma habilidad para los negocios financiero que desplegaría después su nieto Sebastián en la compra y venta de acciones, las ganancias de la Bolsa le permitieron acumular un patrimonio significativo gracias al cual pudo dejar de trabajar para siempre. Sebastián Piñera, en tanto, ingresó al ranking de la revista Forbes, dos años después de su aventura presidencial en 2007. Si en 1980 consiguió acumular su primer millón de dólares, para 1994 Piñera contaba con una fortuna sobre los US$ 100 millones. Y para 2003, la cifra se había disparado a US$ 300 millones. Cinco años después, a los 57 años de edad, Piñera se ubicó en el puesto número 799 en el ranking de los billonarios del planeta, con una fortuna avaluada en US$ 1.200 millones. En la lista, el ex presidente fue descrito como un self made man que había hecho fortuna en el mundo financiero y cuyos intereses estaban en el negocio del transporte aéreo y naviero.

Gratuidad: En julio de este año, Piñera acusó que el gobierno incurrió en una grave irresponsabilidad fiscal al proponer aumentar la gratuidad del 50 al 60%. Este mes, el candidato de Chile Vamos propuso ir todavía más allá. Consultado por La Tercera, Piñera aclaró que: "Siempre hemos pensado que hay que darle gratuidad, porque la educación es un bien público, a los que realmente la necesitan. Y, ahora, dimos un paso más y en el futuro vamos a dar muchos pasos más. De eso se trata el progreso, de eso se trata el desarrollo, de avanzar y no de estancarse y retroceder como está ocurriendo hoy día (...) Hubo un cambio de énfasis, porque el concepto de que ningún niño se quede fuera de la educación superior por falta de recursos y que ninguna familia vea transformado el sueño de un hijo profesional en una pesadilla, ha estado en nuestro ideario desde siempre".

Harvard: Recién casados e instalados en Boston, los Piñera Morel vivían con una beca de 300 dólares mensuales. Gastaban la mitad en la renta del departamento, otros 30 dólares en gastos comunes, 60 dólares en comida y el resto lo dividían entre los dos para financiar pequeños gastos individuales. El curso de Piñera en Harvard lo integraban 25 estudiantes de diversos puntos del planeta. Todos llegarían a ser profesionales destacados. El gran amigo de Piñera en esa época fue el estadounidense Larry Kotlikoff, hoy profesor de Economía de la Universidad de Boston y aún en contacto con el ex presidente. Ambos, junto al tunecino Uri Dadush, ex director del Banco Mundial, formaron un grupo de estudio.

Intervencionismo: El candidato de Chile Vamos ha denunciado que el gobierno de Bachelet busca intervenir la actual elección presidencial: "Las intenciones son muy difíciles de medir, pero lo que sí me sorprende a mí es que haya una vocería concertada y que, el otro día, la ministra vocera salió tres veces en televisión a criticar al candidato de oposición", dijo en entrevista con La Tercera. "La actitud del gobierno en general es de una intervención a mi juicio muy abusiva", sostuvo.

José Piñera: "Con mi hermano José nos tenemos cariño, respeto, pero no somos cercanos", contó Sebastián Piñera a Reportajes de La Tercera. "En cierta forma, es algo que está pendiente, pero las cosas son como son. Yo he hecho intentos, pero somos muy distintos", añadió.

Kast, José Antonio: El ex presidenciable llegó hasta el hotel Crowne Plaza poco antes de las 23 horas, cuando Piñera había pasado a segunda vuelta. Allí se reunieron en un salón del segundo piso frente a las cámaras de la prensa. "A nuestro estilo sobrio y transparente, sin necesidad de actos mediáticos, ni menos de negociaciones; con la misma responsabilidad, rectitud y coraje que emprendimos esta candidatura, quiero ahora llamar a quienes nos han apoyado, a retomar el trabajo silencioso, pero eficiente de nuestra organización, para ganarle a la izquierda en la segunda vuelta", dijo Kast a las grabadoras, entregando así su respaldo a Piñera de cara al balotaje.

Londres: Esa parece ser la ciudad donde todo hace pensar que Piñera vio a los Beatles, como aseguró durante su campaña presidencial. De acuerdo tanto a la cronología de conciertos de los Fab Four como a la historia conocida de Piñera, el período entre 1964 y 1966 parece ser el año clave para dilucidar el misterio. La biografía de Loreto Daza y Bernardita del Solar cuenta que Piñera viajó a Europa en 1964 junto a su padre, José Piñera, quien fue designado como embajador en Bélgica, y luego se estableció en Nueva York en 1966, siguiendo nuevamente a su padre, designado como embajador ante la ONU. Es al primer período donde apuntan la mayoría de las posibilidades. Y es la opción que el propio Miguel "Negro" Piñera, hermano del ex mandatario, señaló como la época donde habría ocurrido.

"Miente, miente que algo queda". En el fragor del Debate Anatel de la primera vuelta 2017, Piñera refirió a Lenin una frase con la que empalmó los emplazamientos del ex candidato Alejandro Navarro. "Lenin decía: miente miente que algo queda", dijo el hombre de Chile Vamos. Cuando el rating promediaba los 43,4 puntos, el también candidato Eduardo Artés tomó la palabra para contestar a otra pregunta y quiso mejorar la frase de Piñera: "Para mentir y comer pescado, hay que tener mucho cuidado", deslizó el ex mascarón de proa del movimiento Unión Patriótica. "Lenin nunca dijo esa frase, amigo mío. Ese fue un dicho —y se lo puede explicar mejor el señor Kast— del Ministro de Propaganda del régimen nazi de Hitler", agregó. Según una columna de Culto que cita al Doctor en Filosofía Iván Almeida, ambos estaban equivocados: el autor de la frase fue un consejero de Alejandro Magno.

Nobel de Economía: En su primer día de clases en Harvard, el profesor Kenneth Arrow, premio Nobel de Economía, le avisó que en Chile estaban bombardeando La Moneda. Era el 11 de septiembre de 1973 y Sebastián corrió hasta su departamento para ver las noticias por televisión. Intentó comunicarse con su casa, pero no pudo. Hoy asegura que nunca se le pasó por la cabeza que aquello fuera algo transitorio; los militares habían llegado para quedarse por un buen tiempo.

Ossandón, Manuel José: "Se ha involucrado con mucho compromiso, con mucha convicción y ha hecho aportes muy significativos. Por ejemplo, ha planteado la idea de avanzar en la gratuidad no para todos, porque yo no creo que haya que pagar con los impuestos de todos los chilenos la educación de los más ricos. Pero sí hacia la clase media necesitada, por eso nosotros comprometimos mantener la gratuidad a todos los estudiantes que la tienen, pero adicionalmente avanzar, especialmente a la educación técnico-profesional", dijo Piñera a La Tercera.

Piñericosas: "Aprendí a querer las piñericosas. Algunas son verdad, otras mito, pero me producen gracia", dijo el candidato a Reportajes de La Tercera. "Con lo que más me he reído es con los memes. Por ejemplo, todos los que hubo de mi caída en Bajos de Mena. Los tengo guardados. Tengo gran capacidad de reírme de mí mismo, no soy un tonto grave", agregó.

Ritmo de trabajo: En la biografía del ex presidente Piñera se da cuenta de su frenético ritmo de trabajo antes de ser Presidente de Chile por primera vez: días de quince horas, sábados y domingos incluidos. "En una semana podía dar cuarenta entrevistas radiales. Él mismo administraba su agenda, contestaba el celular —cosa que desde la Presidencia siguió haciendo— y escribía sus tuits. Ignacio Cueto era el amigo encargado de velar para que durmiera. Sus cercanos sabían que si no se acostaba a las 22.30 de la noche no iba a resistir el ritmo. Cuando estaba cansado, repetía un discurso aprendido, como una máquina, sin emociones".

Salud: En salud, el ex presidente y candidato de Chile Vamos apuntó en su programa establecer un Registro unificado de pacientes y poner límites máximos de espera para enfermedades no AUGE. También busca reponer el programa Elige vivir sano y fomentar la competencia en la industria farmacéutica.

Tics: "Según mi madre, empezaron en la cuna. El otro día una persona me decía que había medicamentos o que fuera a ver un neurocirujano, pero a estas alturas, echaría de menos mis tics. Han sido compañeros de siempre", respondió Piñera a un cuestionario de Reportajes de La Tercera. "Mi mamá creía que me quedaban chicas las camisas, y yo le decía que no, que hago ese gesto incluso cuando estoy con traje de baño. En los momentos de más tensión, tienden a intensificarse, porque libero esa tensión moviendo los hombros. Me salen nomás", añadió.

Urbi et orbi: Según su biografía no autorizada, el rescate de los 33 mineros en la Mina San José le habría valido a Piñera ser el tercer político chileno más reconocido en el mundo después de Augusto Pinochet y Salvador Allende. Tener programada una gira a Europa para la misma semana en que se rescató a los mineros fue resultado del azar, pero dio al viaje presidencial una cobertura que ni en sus mejores sueños, el presidente de un país como Chile pudo imaginar. Transmitido en directo por la BBC y otras cadenas mundiales, el impacto de la Operación San Lorenzo fue tal que la Reina Isabel de Inglaterra pidió reunirse con Piñera, aunque originalmente una visita a la monarca no estaba en la agenda. Con su optimismo, Piñera se apuró en hablar de "the Chilean way", sacando el máximo provecho mediático de la situación. "La eficiencia con que se llevó a cabo el rescate, sirvió para mostrar la imagen de un país moderno y proclamar urbi et orbi que, en Chile, las cosas se hacen bien", reza la publicación.

Votos marcados: A comienzos de mes, Sebastián Piñera denunció supuestas irregularidades en los pasados comicios del 19 de noviembre, pero descartó que fueran errores del Servel. "No me gusta poner en duda nuestro sistema electoral, porque eso es parte del patrimonio del país", dijo en el ciclo radial "Si yo fuera Presidente": "Vimos que muchos votos en las mesas estaban marcados previamente el día de la elección, estaban marcados por Guillier o por Sánchez, no por nosotros", agregó. La frase desató controversia y dio pie para que la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, argumentara a partir de ella su respaldo a Guillier.

Washington: El 4 de junio de 2013, el ex presidente Barack Obama fue objeto de las salidas de protocolo de Sebastián Piñera en la capital estadounidense. Durante un encuentro en el despacho de la Casa Blanca, el entonces Presidente chileno rompió toda etiqueta y fue a sentarse tras el escritorio del mandatario norteamericano precipitando una andanada de flashes de parte de los fotógrafos presentes. Una humorada que descolocó al mismísimo Obama. "¿Cuántos presidentes han hecho lo mismo?", preguntó Alfredo Moreno, entonces canciller de Chile. El sombrado líder norteamericano no tuvo que pensar mucho su respuesta: "Solo él".

Xenofobia: Consultado por La Tercera sobre la implementación de una nueva política migratoria en caso de ser Presidente, Piñera respondió que "definitivamente. Quien quiera que sea el próximo Presidente de Chile, va a tener que hacerse cargo de este problema. Y no enfrentarlo con xenofobia ni con racismo, pero sí con decisión, voluntad, coraje e inteligencia".

Comenta