Teodoro Fernández, el arquitecto de los parques, gana el Premio Nacional

El académico de la UC fue reconocido ayer con el máximo galardón que entrega el Colegio de Arquitectos por su obra dedicada a cuidar el paisaje natural y urbano.




Teodoro Fernández (1948) lo expresa en palabras simples:"los arquitectos estamos llamados a construir el espacio físico, y desde fines del siglo XX esto implica también el cuidado de ese espacio físico, del paisaje, del país, del planeta, como se lo quiera llamar. Hemos sido descuidados y hoy nos toca recuperar ese terreno". El arquitecto y paisajista de 66 años fue reconocido ayer con el Premio Nacional de Arquitectura, máximo galardón que entrega cada dos años el Colegio de Arquitectos.

CUIDAR LA CIUDAD
Entre 1974 y 1980, Fernández se va a trabajar a Madrid, España, su país natal, donde se vio influenciado por la arquitectura mediterránea de líneas simples y estampas blancas. A su regreso, fue co-autor de la remodelación de la Estación Mapocho y desde 1984 ingresó como docente a la U. Católica donde ha sido maestro de varias generaciones de arquitectos, a quienes ha inculcado su pasión por el paisaje. Figuras como Alejandro Aravena, Cecilia Puga y Smiljan Radic se formaron con él. Con los dos últimos, de hecho, trabajó en la construcción del Centro de Documentación Sergio Larraín, en la Facultad de Arquitectura de la UC, en el Campus Lo Contador. "Es cierto que en el extranjero se halaga la relación con el paisaje y la economía de medios de la arquitectura chilena, sin embargo cuando uno se pasea por Santiago eso se ve poco. Falta dedicarle más cuidado y cariño a nuestras ciudades", resume Teodoro Fernández.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.