Ximena Clark, directora del Instituto Nacional de Estadísticas, INE: "Es técnicamente incorrecto estimar una tasa de omisión sin la conciliación censal"

ximena-clark-2

La economista criticó a los expertos que proyectan una tasa de omisión sobre el 5% en el Censo 2017, advirtiendo que es información que "genera confusión y no es prudente". Además, destacó el trabajo de fortalecimiento hecho bajo su gestión en el organismo, reconociendo que "evidentemente me gustaría continuar con ese proceso"




Luego de que hace algunas semanas el INE entregara los resultados definitivos de población del Censo 2017, varios expertos en la materia, como el ex director de la institución, Juan Eduardo Coeymans; la ex jefa del proyecto, Ninoska Damianovic; y el miembro de la comisión revisora del Censo 2012, David Bravo, estimaron que la tasa de omisión del censo realizado en abril del año pasado se ubicaría en torno o sobre el 5%. Sin embargo, la directora del ente estadístico, Ximena Clark, asegura que no es técnicamente correcto realizar aquella proyección sin la base de datos completa. En tanto, descarta de plano reconsiderar las cifras de Censo 2012 y recomienda migrar hacia un censo de derecho. De paso, admite que le gustaría seguir en la institución más allá de marzo.

De acuerdo al ex director del INE, Juan Eduardo Coeymans, es inexplicable la diferencia de más de 200 mil personas entre el dato preliminar de población efectivamente censada con el dato definitivo. ¿A qué lo atribuye?

Primero que todo, aquí se parte de la afirmación de que ese número de diferencia es grande, pero en definitiva esa diferencia entre los preliminares entregados en agosto con los definitivos -que provenían de otra fuente de información que fue el escaneo- es de entorno al 1%, porque estamos hablando de más de 17,5 millones de personas. Entonces es una diferencia marginal.

La ex jefa del censo dijo que nunca se había dado una distancia tan grande entre ambos datos...

Leí los artículos, y que hablaban de diferencias de tendencia. Pero acá no hay tendencia. Una tendencia es una línea que muestra un crecimiento o decrecimiento, pero aquí algunas personas compararon con puntos, y en esa comparación también encuentras que en censos anteriores habían diferencias de por ejemplo 0,9%. 0,9% o 1% son números marginales. Si hubiésemos pasado a 18 millones o 15 millones, hubiese sido significativo, pero esta es una diferencia absolutamente marginal.

También hubo dudas por la diferencia entre los resultados definitivos y la proyección de población, que apuntaba a 18,3 millones.

Efectivamente tenemos una proyección de 18,3 millones, pero luego del proceso de conciliación censal, que parte en abril, tendremos una estimación población omitida, y eso, sumado a los efectivamente censados, da la estimación de población total del país. Esa será la base para las nuevas proyecciones, y también se revisan las proyecciones anteriores, con lo que ese 18,3 millones pasa a la historia.

Con todo, los expertos coinciden en estimar que la tasa de omisión del Censo 2017 se ubicaría en torno al 5% o algo más. ¿Suscribe aquello?

Cuando la gente compara el censado, con el proyectado, saca una diferencia, pero eso no es lo que técnicamente se denomina tasa de omisión. Es natural y humano si se quiere por curiosidad hacerlo, pero son solo especulaciones y el INE no hace especulaciones. Siempre se quiere saber antes los resultados, pero es técnicamente incorrecto estimar una tasa de omisión, que no quede duda.

¿Por qué?

Los INEs no andan especulando posibles tasas de omisión o adelantando proyecciones de tasas de omisión. Tienen que seguir procesos técnicamente correctos, y en este caso el proceso de la conciliación censal.

La ex jefa del censo dijo que podrían faltar hasta un millón de personas...

No puedes estimar una tasa de omisión en esta fase, porque hay que tener la base de datos completa. Ninguna estimación que se realiza en esta fase, corresponde al proceso técnico que sí deriva en un proceso de conciliación censal.

¿Le molestó entonces esas estimaciones?

Es que esto no se trata de lo que yo piense, pero toda información que genere confusión me parece que no es prudente de indicar.

Censo 2012 y desafíos

¿Existe alguna posibilidad de reconsiderar las cifras del Censo 2012 dado que no se ven diferencias muy sustantivas con este?

Hay que recordar que el Censo 2012 primero arrojó una cifra de 16,6 millones, luego bajó a 16,3 mills. con los imputados y los que efectivamente fueron censados fueron 15,7 millones. Entonces si uno quisiera hacer ese cálculo, erróneo técnicamente, tendría que comparar el 15,7 mills. efectivamente censado con el 17,4 mills. proyectado y eso da una diferencia en torno al 9,6% de omisión. Ahora, lo de 2012 es lamentable, para el INE lo óptimo es que no ocurran estas cosas. Pero si una base de datos del censo no permite hacer las proyecciones de población ni actualizar el marco muestral, no cumple con su objetivo. Por eso no hay espacio para reconsiderarlo.

¿A qué tipo de censo se apunta en 2022?

En estricto rigor si se prepara bien un censo de hecho o de derecho, ambos pueden ser buenos. El tema es la preparación, y en el INE al mismo tiempo de la planificación del Censo 2017, fuimos instalando capacidades para realizar un levantamiento en corto plazo. Ahora si bien ambos son buenos, el censo de hecho se expone a una vulnerabilidad enorme por ser en un solo día, y por ello no lo recomiendo, ya que deberíamos para el 2022 ir migrando hacia uno de derecho, combinado con un uso muy intensivo de registros administrativos.

¿Eso está zanjado?

Hoy empezamos con las discusiones. La recomendación del INE es no volver a hacer un censo de hecho, pero eso se tiene que socializar con el Sistema Estadístico Nacional.

Dados estos desafíos, ¿consideraría mantenerse en la institución?

Esas son decisiones que no adopta uno, sino que la nueva administración. El INE es una institución técnico cuyos indicadores no depende de si hay un gobierno u otro. El trabajo continúa con los mismos procedimientos y protocolos. Nosotros hemos tenido un proceso interno de fortalecimiento no menor, que son complejos y largos, y justamente ahora estamos viendo frutos de ese trabajo. Y en ese sentido a mí evidentemente me gustaría continuar con ese proceso y seguir viendo cómo se van consolidando estas diferentes iniciativas.

Comenta