23/03 a 29/03: Lo que tienes que saber

Foto: Agenciauno



“Se vienen semanas muy duras”, dijo justo hace una semana el Presidente Piñera en cadena nacional, ad portas que comenzara a regir el toque de queda en todo el territorio nacional. Y tenía bastante razón. Con el avance de los días, las cifras de contagios en nuestro país comenzaron a subir llegando ya a reportar 300 contagios diarios. Ayer, la cifra acumulaba 1.909 casos de enfermos y seis personas muertas durante el primer mes en que el virus se propaga por Chile. Y ayer la cuarentena total que el gobierno decretó para 7 comunas de las Región Metropolitana se amplió también para Temuco y Padre de las Casas, en la Región de La Araucanía. Todo, en la línea por la que ha optado el gobierno de ir determinando cierres totales de circulación en distintas etapas, dependiendo de la situación de contagio. Una decisión que le ha costado una dura crítica política de alcaldes de todos los partidos, que piden medidas más drásticas.

Y en el mundo hay países que van tristemente más avanzados que nosotros. Mientras Italia rompió el récord de muertes a causa de esta peste -más de 10 mil personas hasta ayer-, la pandemia hizo que el martes India entrara en la cuarentena más grande del mundo: el gobierno decretó que los 1.300 millones de habitantes debían quedarse en sus casas para prevenir el brote. Las postales de ciudades vacías son cada vez más, al ritmo que crecen los cuestionamientos a los gobernantes que miraron con desdén el virus o, derechamente, no creyeron en su poder. En Estados Unidos, por ejemplo, Donald Trump ya evalúa cuarentena total para Nueva York, el estado más golpeado de su país, y en Inglaterra hasta el mismísimo Boris Johnson dio positivo en el test. AMLO, en México, que se burló del coronavirus, ahora está llamando a terminar con los abrazos y aplicar distancia social.

Los efectos en la salud física y mental de la población son una constante preocupación, a la vez que la situación económica ya comienza a mostrar su cara más dura. En Chile los pronósticos auguran un desempleo de dos dígitos para mediados de año, mientras que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que en el peor caso se perderían 25 millones de puestos en el mundo. Esto, en un escenario en que el Fondo Monetario Internacional anunció formalmente que el mundo entró en recesión, y el PIB de Chile, según Goldman Sachs, se contraería un 3%. Una vuelta a los ochenta.

Comenta

Imperdibles