Acatar es responsabilidad de todos

CONCEPCION Cursaran multas a quienes compren en el comercio ambulante



La semana pasada fui al centro de Puerto Montt en auto para ver qué estaba pasando. Por supuesto, no me bajé de mi vehículo, pues mi intención era solo observar para poder constatar en persona el comportamiento de la gente. Lo que presencié me dejó atónito y hondamente preocupado. Podría entender que algunas personas tengan que hacer trámites ineludibles en un banco, una AFP o alguna institución pública. Pero presencié cosas que sobrepasaban con creces el ámbito de una necesidad definida como perentoria, y por lo que he podido notar a través de la televisión y otros medios, se trata de una situación que se viene repitiendo en la mayoría de las ciudades de Chile. 

Había gente paseando, comprando en la calle, tomándose un café con amistades, sin mascarilla y, por cierto, no guardando la debida distancia con los demás. Es decir, para estas personas, el Covid-19 no existe, es una ficción o una invención de los chinos, los italianos o españoles. Pero luego son esas mismas personas, el pueblo chileno, quienes al enfermarse lo único que saben hacer es echarle la culpa al gobierno y al Estado de todo lo que sucede con sus vidas. Siempre ha sido así, pero ahora, cuando nos asola este enemigo invisible que puede estar en cualquier parte, va a ser una queja que vamos a escuchar permanentemente a medida que avanza la pandemia a lo largo y ancho del territorio nacional. Y son también quienes más se van a contagiar, enfermar y matar a muchos otros.

Nuestras autoridades de salud lo han explicado meridianamente, una y otra vez. Es imposible detener el virus, no hay manera de pararlo. Pero lo que sí podemos hacer es intentar “aplanar” la curva de su crecimiento para que en Chile se den menos casos de contagio, para que la presión sobre nuestro sistema de salud sea menor y abordable con los recursos disponibles, y, consecuentemente, para que tengamos un menor número de personas fallecidas (medidas por cada 100.000 habitantes). Sin embargo, esto último no va a suceder si estamos rodeados de gente irresponsable, que toma las cosas a la ligera y se pasea por las ciudades tranquilamente, ignorando o haciendo caso omiso de los consejos y medidas tomadas por la autoridad competente. Hasta el momento, Chile ha logrado tener el menor número de personas fallecidas por 100 mil habitantes entre los países sudamericanos que llevan estadísticas fidedignas, siendo también uno de los guarismos más bajos del mundo (0,07 por 100 mil); esto, gracias a la tremenda dedicación y eficiencia de todo nuestro personal de salud, tanto pública como privada.

Ha llegado el momento que los chilenos y chilenas dejemos de esgrimir tantas excusas para salir a pasear y dar vueltas por las ciudades. El gobierno está haciendo lo suyo; puede que a muchos no les parezca suficiente, pero las medidas de contención que se han tomado están demostrando ser más eficaces que aquellas de la inmensa mayoría de los países del planeta. Ahora le toca a la gente ser mucho más responsable, para que la situación no empeore dramáticamente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.