"Amortanasia"

3

GAM. Foto: Luis Sevilla



SEÑOR DIRECTOR

"Amortanasia", la llama Francisco "Papas Fritas" Salinas, es decir, una muerte asistida como acto de amor. Se trata del nuevo proyecto visual-político del famoso artista chileno, que se exhibe en el GAM a partir del 20 de junio, bajo el título "Razón de morir mi vida". Se entiende el juego de palabras: eros (amor) y thanatos (muerte) se juntan en un solo término, como si no fueran contradictorios. Dice el artista: "La muerte es un acto de amor que honra a la vida y devuelve dignidad a quienes lo piden, porque la vida, cuando ya no es vida, es tortura".

Si bien el proyecto parece interesante, por otro lado parece olvidar un punto esencial de nuestra experiencia: una muerte nunca puede ser un acto de amor, ya que la muerte es siempre un hecho trágico. Siempre. Y es trágico porque determina el fin de todas nuestras posibilidades.

Sería, entonces, justamente el revés: la vida es un acto de amor, porque de ahí se desprenden nuestras posibles acciones y relaciones. Si el amor es relación, y la relación se da entre seres vivos, necesariamente, la vida es la condición de posibilidad de amor. Siempre.

Por eso, devolver a la vida un ser humano que quiere morir -cuando se puede- es un acto de amor; empujarlo, para que se mate, es cruel, sin más. Si es que creemos en la verdad de las palabras.

Luca Valera

Director Centro de Bioética UC

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Agencia Espacial Europea, presentó su Proyecto de Viabilidad de Parastronautas, donde pretende poner en orbita a un grupo selecto de discapacitados tras un periodo de adaptación y entrenamiento.