Bienestar docente: una prioridad para todos

Mario Tellez / La Tercera




Por Joaquín Walker, Director Ejecutivo de Elige Educar

Durante la semana pasada, a raíz de diversas notas publicadas en este medio, se dio a conocer el aumento considerable del ausentismo laboral de los profesores tras el regreso a las aulas. Solo en uno de los casos –el de la Municipalidad de Santiago–, ya el 27% de la planta docente de establecimientos municipales ha solicitado licencia médica durante 2022. Estas cifras revelan una preocupante realidad: hoy –y como lo ha demostrado la contingencia–, los profesores y educadores de párvulos se enfrentan a un contexto complejo para su bienestar socio-emocional. En este difícil escenario, desde Elige Educar creemos clave que tanto el nuevo gobierno como la sociedad civil y las comunidades educativas den prioridad al bienestar docente, abordando medidas integrales para procurar su estabilidad emocional.

No debemos olvidar que la pandemia ha fracturado nuestras rutinas y ha creado incertidumbres que generan angustia, temor y desconfianza en toda la población. En el caso de los docentes, nuestras investigaciones ya vislumbraban un alto nivel de estrés durante el periodo de confinamiento: un 77% de los profesores señaló estar “estresado” o “muy estresado”. Este es un antecedente relevante a la hora de pensar la transición hacia la educación presencial, ya que era una señal de alerta de cómo los profesores se enfrentarían nuevamente a la sala de clases.

La salud mental de los maestros es un bien en sí mismo y, además, un elemento esencial para que puedan ser un soporte socioemocional para sus estudiantes y dar continuidad al proceso de enseñanza-aprendizaje. Por esto, desde Elige Educar creemos relevante ofrecer más apoyo en salud mental y desarrollo socioemocional docente, promoviendo el autocuidado, fomentando la contención grupal y activando una red de apoyo confiable y confidencial con los profesionales de salud de la escuela y la comunidad. En segundo lugar, se deben entregar más herramientas a los equipos directivos para abordar este desafío en sus establecimientos. Por último, es prioritario fortalecer el acompañamiento a aquellos docentes que se encuentren en sus primeros años de ejercicio, ya que son quienes tienen más posibilidades de deserción.

Porque los profesores son lo más importante para la educación de los estudiantes, como país debemos sumar esfuerzos y priorizar de forma urgente medidas de apoyo, escucha y contención a los maestros porque –en la medida que los apoyamos de forma integral– podrán desempeñar una mejor labor docente y procurar el desarrollo y aprendizaje de los alumnos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.