Cambio climático: la ineficiente solución de los autos eléctricos



Por Bjorn Lomborg, escritor, profesor y ambientalista danés

El gobernador de California, Gavin Newsom, saltó a los titulares al firmar una orden ejecutiva que prohíbe la venta futura de nuevos automóviles y camiones a gasolina. Tras los devastadores incendios de California, dijo que se necesitan medidas más ambiciosas para combatir el cambio climático. Esta prohibición, concluyó, “es el mayor paso que nuestro estado puede dar para luchar contra el cambio climático”. De forma ingenua, subrayó que “nuestros automóviles no deberían empeorar los incendios forestales”.

Aunque el gobernador tiene razón en que el cambio climático es un problema real que debemos abordar de manera inteligente, la mayor parte de su análisis es seriamente defectuoso, y su solución es deprimentemente ineficiente.

Los coches eléctricos producen emisiones, especialmente durante la producción de sus baterías. También producen emisiones cuando funcionan con electricidad, a menos que esta electricidad sea completamente de cero emisiones. Utilizando las últimas estimaciones de la Agencia Internacional de Energía sobre las emisiones de los automóviles a gasolina y eléctricos, y ajustando el análisis a la menor intensidad de carbono en la red de California, observamos que un automóvil impulsado por gasolina emitirá durante su vida útil 34,2 toneladas de CO₂ o sus equivalentes. Un coche eléctrico, con una batería de 80 kWh que utiliza la electricidad disponible en California, emitirá 20 toneladas durante su vida útil. El cambio no eliminará las emisiones del transporte, sino que solo las reducirá menos de la mitad y después de muchas décadas.

Todavía habría emisiones sustanciales, incluso si imaginamos el mejor de los casos, en el que los californianos compren pequeños coches eléctricos con pequeñas baterías y de corto alcance. Imaginemos también baterías ensambladas con las emisiones más bajas posibles, utilizando níquel canadiense refinado, aluminio producido con energía hidroeléctrica sin liberar fluorocarburos, y usando electricidad renovable en el resto de la producción. Cada uno de estos vehículos californianos tan ejemplares seguiría emitiendo 14,6 toneladas de gases de efecto invernadero durante su vida útil.

El costo será sustancial. Las exenciones fiscales y los reembolsos pueden costar a los contribuyentes de California hasta 10.000 dólares por coche eléctrico, sin incluir las ventajas añadidas de acceso a los carriles de alta ocupación, estacionamiento gratuito y electricidad gratis para los propietarios de vehículos eléctricos. Sin embargo, se reducirían, a lo sumo, veinte toneladas de gases de efecto invernadero durante la vida útil de cada vehículo.

Se podría lograr una reducción similar mucho más barata en los intercambios regionales de carbono en el mundo. En el mercado del noreste de EE.UU., conocido como RGGI, por ejemplo, se puede pagar a las centrales eléctricas para que reduzcan las emisiones globales en 19,6 toneladas por menos de 125 dólares. Pagar 10.000 dólares para lograr los mismos beneficios que se pueden obtener con 125 dólares es un mal negocio.

Además, la afirmación de Newsom de que esto ayudará significativamente a luchar contra los incendios forestales de California en el futuro es absurda. Tiene razón en que el calentamiento global crea unas condiciones más propicias para los incendios, al aumentar las condiciones de calor y sequedad. Pero los expertos creen que esto juega un papel secundario. Un factor mucho más importante es la forma en que gestionamos el terreno.

California solía arder mucho más antes del calentamiento global. Según los investigadores, en California se quemaban entre 4,4 y 11,9 millones de acres cada año antes del año 1800.

Pero durante más de cien años, cuando la extinción del fuego se convirtió en la norma, éste disminuyó drásticamente. Debido a que la mayoría de los incendios se combatieron de forma rápida, esto dejó cada vez más combustible sin quemar en los bosques. Una estimación muestra que ahora hay cinco veces más restos de combustible de madera en los bosques de California que antes de la llegada de los europeos.

Mientras sigamos combatiendo el fuego, tendremos incendios futuros más grandes y feroces. Sabemos cómo solucionar esto: simplemente tenemos que hacer muchas más quemaduras controladas que eliminen el combustible acumulado. Esto es factible, inteligente y ayudaría a reducir el riesgo de incendios en pocos años.

Centrarse en reducir los incendios forestales con coches eléctricos es tanto una mala idea científica como política. Incluso si reconocemos incorrectamente que California pueda alcanzar las máximas reducciones de gases de efecto invernadero con 2 millones de coches nuevos cada año a partir de 2035, el impacto total durante el resto del siglo reducirá las emisiones en 2.500 millones de toneladas de CO₂. De acuerdo con los modelos climáticos de la ONU, eso reducirá el aumento de la temperatura para 2100 en unos 0,001°C.

En lugar de realizar el costoso e improductivo esfuerzo de introducir lentamente coches eléctricos durante las próximas décadas, California debería acelerar las quemaduras controladas para hacer frente a los incendios forestales en unos pocos años. Pero eso no obtendría tantos titulares.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.