Cambio de hora y el correcto huso horario para Chile

Cambio de hora



Por Natalia Méndez, académica e investigadora del Laboratorio de Cronobiología del Desarrollo de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile.

Lo primero que debemos entender, es que desde el punto vista evolutivo, al igual que todos los seres vivos que habitan el planeta, estamos preparados para enfrentar los cambios originados por la rotación de la tierra, entre ellos el cambio de luz que da origen el día y la noche. En el caso del ser humano, que es una especie de hábitos diurnos, para nuestro mejor funcionamiento, existen ciertas señales que le dicen a nuestro cuerpo que es de día y es la hora de comenzar con las actividades. Esto ocurre muy en armonía con el aumento de luminosidad durante las mañanas, por lo que la luz es una de las señales más potentes para nuestro organismo. Por ello, independiente de la estación en que nos encontremos, la luz es una importante señal para iniciar el día desde el punto de vista fisiológico, sin embargo, manteniendo el llamado horario de verano, las horas de luz son escasas por las mañanas.

Esto es importante porque tenemos relojes biológicos que permiten medir el tiempo y determinan la mantención de los diferentes ritmos circadianos, de duración cercana a 24 horas, que regulan nuestras funciones fisiológicas, y nos permiten adaptarnos predictivamente al día y la noche, pudiendo verse afectado con los viajes intercontinentales, cambios de horarios y la exposición a luz artificial durante las horas de oscuridad.

Cuando llega el día, tenemos todo nuestro sistema activo para realizar las tareas que tenemos que hacer y hacia la noche, al disminuir la luz, nuestro cuerpo va recibiendo la señal de que es la hora del descanso y esto se asocia a procesos muy importantes que ocurren durante la noche y durante el periodo de oscuridad, como procesos de reparación, de consolidación de la memoria, entre otros, permitiendo que al día siguiente podamos enfrentar un nuevo día de actividad. Los cambios de horario crónicos nos hacen modificar las horas de sueño, afectando el ánimo. Nos podemos sentir más irritables y tener problemas para conciliar el sueño, pudiendo desencadenar otro tipo de enfermedades. También es muy importante respetar las horas de oscuridad y tener en cuenta la utilización que hacemos de nuestros dispositivos electrónicos cuando ya es de noche o nos preparamos para dormir, ya que le señalan a nuestro cuerpo que el día no ha terminado.

Hoy en día, no existe justificación política de ahorro energético o prevención de delitos, para mantener un horario que no nos favorece desde el punto de vista fisiológico. En el caso de Chile, el horario indicado a mantener sería el horario de invierno. Esto permite que en muchas ciudades puedan partir con una mañana muy iluminada impulsando que nuestro cuerpo pueda tener un despertar activo durante las primeras horas del día. Sería ideal que, en un futuro, las autoridades conversen con la comunidad científica para tomar este tipo de decisiones que incluya también como factor la salud de la población, dado que las alteraciones en el sistema circadiano, se asocian con problemas de sueño y eleva las posibilidades de tener obesidad, hipertensión, diabetes o depresión. Es fundamental, mantener la integridad de nuestro sistema circadiano y no alterarlo, siendo ideal tener un solo horario durante el año, como ya lo han hecho en otros países.

En este sentido, el horario de invierno es el que mejor se adapta a nuestra ubicación geográfica y favorece la integridad de nuestro sistema circadiano, pese a las preferencias de gran parte de la población por tener largas horas de luz durante la tarde en el horario de verano.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.