Columna de Elisa Walker: Mujeres en la comisión de expertos

trabajo paridad de genero



Este martes, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó 12 de los 24 integrantes de la Comisión Experta, quienes tendrán la labor de preparar el anteproyecto de nueva Constitución, el que luego será discutido por el Consejo Constitucional.

Tal como sucedió en el proceso pasado, la reforma constitucional exigió que los organismos parte de la elaboración de nueva Constitución tengan una conformación paritaria, es decir, que mujeres y hombres cuenten con la misma presencia.

Las mujeres son un universo de posibilidades y esta pequeña muestra para completar 6 de los 12 cupos que corresponden así lo demuestran. Vemos en algunas de ellas una interesante trayectoria en la academia, otras con experiencia en el diseño de políticas o en la conducción de entidades públicas, así como también en centros de pensamiento.

La promoción de cuotas de género o de normas de paridad ha sido una lucha no exenta de dificultades. Un primer desafío fue el de explicar cómo se enriquece la democracia con la presencia balanceada de hombres y mujeres en espacios de toma de decisiones; así como el de hacer respetar las normas para que efectivamente se aplicara la cuota o paridad en el resultado. Un ejemplo de esto último lo representa la propia negociación de las candidaturas para integrar la Comisión Experta, y que significó cambios a última hora.

A pesar de que ya existen varias experiencias en nuestro país que promueven la presencia de mujeres mediante cuotas o paridad en los resultados, como, por ejemplo, el Colegio de Abogados, todavía es posible escuchar voces que cuestionan estas medidas, señalando que con ello se pone en tela de juicio la capacidad profesional de las mujeres, dado que reduciría su presencia al hecho de tener que rellenar un cargo, sin que puedan destacar por sus propios méritos.

Ejercicios como el que acaba de realizar la Cámara de Diputadas y Diputados, dan cuenta de lo injustas que son esas críticas. Más allá de las diversas trayectorias de cada una de las mujeres elegidas para integrar la Comisión Experta, lo que podemos valorar en todas ellas es un destacado desarrollo profesional; es decir, la paridad no es un llamado a la mediocridad, como algunos sugieren, sino a la oportunidad. Mujeres que por muchos años fueron relegadas de espacios de toma de decisiones, a pesar de tener las competencias y currículo necesarios para cumplir ese rol, ahora pueden seguir aportando al desarrollo con un espacio en la conducción de los destinos del país.

En definitiva, bienvenidas sean las mujeres que integran la Comisión Experta, y bienvenidas sean las oportunidades que la paridad le abre a otras mujeres antes invisibilizadas que vendrán después. Es de esperar que el propio texto de la nueva propuesta constitucional haga propia esta noción de democracia paritaria para fortalecer las instituciones de nuestro país.

Por Elisa Walker, abogada

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.