Columna de Natalia Piergentili: Devuélvase, Presidente

Inundaciones en Curanilahue. Foto: Reuters

Esperemos que el Presidente traiga buenas noticias de su gira a Europa mientras, a los que acá tienen megáfonos, los invito a demandar y a construir un política de infraestructura para los desastres en Chile. Les prometo que es mucho más útil que la consigna de “devuélvase Presidente”.



Durante los últimos días hemos visto a muchos interesados en que el Presidente Boric vuelva de su gira a Europa para “hacerse cargo de la emergencia”, lo que parece más una frase grandilocuente, para sacar alguna ventaja política, que una necesidad real para darle curso a la gestión del gobierno.

La pregunta de fondo es: ¿Qué propondrán aquellos que demandan la presencia del Presidente? Me imagino que lo están esperando para trabajar juntos en una política de Estado sobre la infraestructura que requiere el país para afrontar situaciones como esta, las que, dicho sea de paso, también responden al fenómeno, negado por algunos, del calentamiento global.

O quizá necesitan que el Presidente llegue lo antes posible para discutir cómo es implementada la Política Nacional de ordenamiento territorial en las regiones, de modo de delimitar el uso del suelo y los espacios físicos destinados a áreas residenciales y productivas, entre otras y, cómo los instrumentos de planificación local se enlazan a estas directrices.

Lamentablemente creo que ninguna de estas alternativas se tomará el debate mientras familias, comercios y ciudades se paralizan, sufren pérdidas y se evidencia la fragilidad que tenemos frente a la naturaleza cuando existe poca o precaria planificación urbana y espacial. Muchos de nuestros políticos e influencers, además, grabarán un tiktok en una calle anegada o harán un reels que sumará muchos likes, pero a la hora en que los matinales pasen a la siguiente noticia, solo algunos estarán disponibles a ser parte de la construcción de propuestas de largo plazo, donde no estará claro quien cortará la cinta.

Chile es un país que ha ido fortaleciendo su capacidad de reacción frente a las emergencias, ya que además cuenta con herramientas constitucionales como los estados de excepción junto a los recursos que consigna sagradamente cada año en el presupuesto de la nación para emergencias, los que con las aprobaciones mediante, pueden ser gastado de manera rápida y efectiva, rindiendo cuentas ex post para concurrir de inmediato frente a este u otros hechos. Sin embargo, durante el último tiempo hemos visto ineficiencia para sacar adelante los procesos de reconstrucción, lo cual es un retroceso en la experiencia que el Estado había ganado en estas materias y sobre lo cual se espera liderazgo y firmeza para que esto sea subsanado de manera urgente.

Pero vendrán más inviernos y seguiremos sin infraestructura, con asentamientos en zonas de riesgo, con construcciones donde el dinero le ganó a la naturaleza por normativas febles y burocracias que no conversan entre sí. Esto es lo que precisamente requiere atención, visión, disposición y una planificación que dura más que uno, o que incluso, dos periodos de gobierno.

Esperemos entonces que el Presidente traiga buenas noticias de su gira a Europa mientras, a los que acá tienen megáfonos, los invito a demandar y a construir esta política de infraestructura para los desastres en Chile. Les prometo que es mucho más útil que la consigna de “devuélvase presidente” ya que, además, las autoridades responsables están coordinando a los cientos de funcionarios públicos, municipales, carabineros y Fuerzas Armadas desplegados por el territorio en esta y en cada emergencia.

La tarea es otra, no es inmediata, pero es efectiva. Es hacer POLITICA, pero con mayúscula.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.