Con perspectiva de género




SEÑOR DIRECTOR:

Las políticas públicas sanitarias y que afectan los sistemas de cuidado y de educación tienen un impacto inmediato en las posibilidades de trabajo remunerado de quienes asumen los deberes de cuidado de personas dependientes: las mujeres.

Analizando lo que va del año, se han anunciado por las nuevas autoridades políticas favorables al empleo femenino, como la extensión del plazo y del monto del IFE laboral para las mujeres; la ampliación de Subsidio Protege para las madres de niñas y niños de hasta cuatro años sin derecho a sala cuna del artículo 203 del Código del Trabajo; y el fortalecimiento del Programa 4 a 7, para que las y los escolares puedan permanecer en los establecimientos educacionales terminada su jornada.

Sin embargo, otras medidas nacidas desde otros ministerios han ido en la dirección contraria: la suspensión del proceso de vacunación contra el Covid en colegios (sugerencia de la “Comisión para la recuperación del empleo” implementada el año pasado); la posibilidad de reducción voluntaria de la jornada escolar decretada por el Ministerio de Educación la tercera semana de marzo, como respuesta a la demanda del Colegio de Profesores; y ahora, el adelanto y extensión del período de vacaciones de invierno de forma generalizada en el país y en todos los niveles educacionales, como si las enfermedades respiratorias fueran exactamente iguales en todo el territorio y en todas las edades.

Nos preguntamos si hay conciencia del impacto de estas medidas en familias y en mujeres y por qué este factor no se puso sobre la mesa para tomar decisiones más equilibradas, menos absolutas.

Para aportar a una reflexión que logre evitar en un futuro políticas públicas iguales o parecidas, Zoom de Género (informe laboral mensual de OCEC UDP y ChileMujeres) nos muestra que en el último trimestre móvil, el 87% de los empleos creados para mujeres fueron informales: mientras para los hombres se generaron 30 mil empleos formales, para las mujeres fueron solo 5 mil. Y los empleos femeninos que aún falta por recuperar para alcanzar los niveles prepandemia, superan los 175 mil solamente en el grupo de mujeres con niños y niñas en edad preescolar en el hogar.

Esperamos que la transversalización de la perspectiva de género en todos los ministerios logre este propósito.

Francisca Jünemann

Presidenta ejecutiva

Fundación ChileMujeres

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.