Cuidemos la convivencia social

AlumnosWEB

La normativa actual implica perder el beneficio si la carrera se extiende.



SEÑOR DIRECTOR

La convivencia social refleja una preocupante tendencia hacia un ambiente de violencia física, verbal y no verbal, tanto en la vida real como en las redes sociales.

El derecho a expresión es propio a toda persona, pero debe ser ejercido de forma respetuosa, ponderada y pacífica. Muchas veces vemos tergiversaciones de una minoría ruidosa o violenta que busca imponer su propia visión, menospreciando a quien opina diferente. Mientras tanto, la mayoría silenciosa abandona el espacio público, donde podría debatir libre y responsablemente para generar opinión y enriquecer nuestra cultura.

Es especialmente preocupante que estas dinámicas se den cada vez con mayor frecuencia en el mundo universitario. Son grupos pequeños que no están dispuestos a escuchar ni a dialogar, vulnerando contradictoriamente el derecho de amplias mayorías a hacer uso de sus espacios de trabajo o estudio.

La universidad es en esencia un espacio para la reflexión, el diálogo y debate constructivo. Por lo mismo, debe ser un espacio de convivencia, respeto y escucha. En nuestra universidad esto tiene incluso un sentido trascendente, pues promovemos el diálogo entre la fe y la razón, poniendo en el centro de ello la dignidad de la persona humana.

Dado que las causas de la violencia son multifactoriales, es necesario abordarla desde las políticas públicas, con foco en los altos niveles de desigualdad que generan conflictos sociales.

Asimismo, debemos recuperar los espacios públicos y generar comunidad, cuidar los legítimos espacios de diálogo y debate de nuestras democracias, y proteger nuestros ambientes universitarios, que son los centros de formación de un país que busca un desarrollo sustentable, dialogante y principalmente humano.

Christian Schmitz Vaccaro

Rector Universidad Católica de la Santísima Concepción

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..