Desconfianzas




SEÑOR DIRECTOR

Ciertamente la desconfianza y la incertidumbre han marcado del devenir del país en el último lustro. Lo anterior, dicho sea, ha estado lejos de soslayarse. Es solo cosa de escuchar la discusión política y social para constatar el alto grado de polarización latente, sumado al despertar ciudadano y el consiguiente malestar e incomodidad de las élites. En este escenario, dentro de pocos días, la ciudadanía deberá pronunciarse sobre la necesidad de una nueva Carta Fundamental. En este sentido cabe preguntarse, ¿qué tanto de racionalidad, por sobre lo visceral, prevalecerá en esta relevante toma de decisión? ¿Hay margen para converger hacia espacios de moderación, diálogo y acuerdos que favorezcan a las chilenas y chilenos?

En momentos de alta efervescencia bien vale llamar a la prudencia, a la mesura y a pensar el país que queremos construir, y legar a las futuras generaciones, para los años venideros.

Rodrigo Durán Guzmán

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.