¿Diversidad sin libertad?



SEÑOR DIRECTOR:

Parte de los anhelos que se escuchaban cuando se inició el proceso para redactar una nueva Constitución eran poder hacer un país más inclusivo y diverso, donde todas las realidades pudieran ser parte y desarrollarse en plenitud; un país donde se pudieran expresar las distintas realidades y emprender proyectos de vida propios.

La Convención ha ido avanzando y ya estamos en la recta final, y la sensación que va quedando es que la libertad de emprender y de elegir se va viendo cada vez más restringida. Estas últimas semanas, se votaron artículos relativos a los derechos sociales, en especial educación y salud, y contrariamente a lo que demuestran las encuestas sobre las preferencias de los chilenos, los convencionales optaron por restringir y limitar las posibilidades de elección, coartando el rol de la sociedad civil y el sector privado en su provisión.

Elegir no es solo preferir una comuna e infraestructura de un determinado servicio, sino que es optar por una mirada pertinente al propio proyecto de vida personal.

Cabe preguntarse cómo vamos a asegurar un espacio para la diversidad de miradas que tanto enriquecen nuestro país y a la sociedad en su conjunto limitando la posibilidad de elegir y de crear.

Tenemos como país una sociedad civil presente, con la que hay que contar, y entregarle un nuevo trato. El Estado no debe tener el monopolio de lo público, y es relevante que así sea, ya que es un garante de nuestra democracia, que se debe fortalecer, porque al final todos somos sociedad civil.

Paula Streeter E.

Red Pivotes

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.