La urgencia de abordar el cambio climático

Solo un mayor compromiso de parte de los grandes emisores de CO2, en especial EEUU y China, permitirá mitigar los efectos del cambio climático, al margen de lo que hagan países como Chile.



El último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), dado a conocer hace una semana, y que da cuenta del consenso científico de 234 expertos internacionales, es el más dramático elaborado hasta ahora por esa instancia de Naciones Unidas desde que comenzó a operar. Según se señala en el texto, “la escala de los cambios recientes en el sistema climático en su conjunto y en el estado actual de muchos aspectos del sistema climático no tienen precedentes en cientos y miles de años” y los fenómenos extremos generados por la acción humana ya identificados en el informe anterior se han agravado en los últimos años.

Pero más grave aún, según el IPCC, los tiempos para actuar se han acortado y las temperaturas seguirán aumentando hasta mediados de siglo pase lo que pase y desde ese punto el proceso se podría acelerar, superando ampliamente el aumento de 1,5° C a 2° C -fijado como límite de aumento en los acuerdos de París-, si no se produce una severa reducción de gases de efecto invernadero en las próximas décadas. En el peor de los casos, a la falta de una acción más decidida en los próximos años, la temperatura promedio podría aumentar sobre los 4,4° C, multiplicando la intensidad y frecuencia de los fenómenos climáticos extremos.

En este escenario, Chile es un país altamente vulnerable, no solo por el aumento en la temperatura, que para mediados de siglo llegará en la región a + 2° C según el informe, sino por los efectos que esto tendrá en las zonas costeras, con el alza del nivel de las aguas, y el agravamiento de la escasez de lluvias. El país ya acumula 12 años de una de las sequías más severas de las que se tiene registro y según varios expertos se trata de un proceso irreversible, que está obligando a modificar o desplazar cultivos con los costos que eso implica. Ello exige trabajar en políticas públicas que permitan hacer frente a la nueva realidad climática.

Pero si bien Chile ha logrado importantes avances en políticas ambientales y es referente mundial en el desarrollo de energías renovables, especialmente en lo relativo a las plantas de energía solar que se han instalado en el norte del país, su aporte global para revertir o mitigar el cambio climático es limitado. El país produce apenas un 0,2% de los gases de efecto invernadero en el mundo. Por ello, si bien debe seguir presionando en los principales foros internacionales sobre la importancia de redoblar el compromiso por reducir las emisiones y contener el aumento de las temperaturas, son los grandes emisores los que tienen la principal responsabilidad.

Solo cuatro países –China, Estados Unidos, India, Rusia y Japón- concentran cerca del 60% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en el mundo y más de un tercio recae en los países de desarrollo económico alto. Por ello, es allí donde deben focalizarse las presiones por contener las emisiones y ayudar a mitigar las dramáticas consecuencias alertadas por el IPCC. En la medida que países como China y Estados Unidos –que concentran el 42% de las emisiones- no aumenten sus metas será difícil contener el alza de las temperaturas. La COP 26 que se llevará a cabo a fines de año en Glasgow debiera ser la ocasión para avanzar en ese objetivo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.