El desafío de los gobernadores regionales

13 de Junio de 2021/SANTIAGO Claudio Orrego saluda a los asistentes en la sede de la DC , luego de ser elegido como Gobernador de la Región Metropolitana FOTO:DANIEL ARAYA/AGENCIAUNO




SEÑOR DIRECTOR

Se ha señalado en varias oportunidades que los gobernadores regionales carecen de facultades suficientes. Aunque esta aproximación es atendible, no advierte la necesaria gradualidad del proceso de descentralización. En efecto, resulta inviable traspasar la totalidad de las competencias de inmediato a todas las regiones, pues cada una tiene necesidades y realidades muy distintas. Tampoco es recomendable recargar a los gobiernos regionales con muchas facultades sin asegurarnos que cuentan con las estructuras adecuadas para ejercerlas.

Por estas razones, la ley consagra un procedimiento que permite a los gobernadores solicitar competencias al gobierno central. Ahora bien, para que las negociaciones derivadas de ese procedimiento resulten, tanto el Ejecutivo como los gobiernos regionales deberán tener la capacidad de construir acuerdos amplios. Por tanto, a pesar de las escasas competencias y recursos iniciales, las autoridades regionales no podrán sostener su poder político solo a través de la disputa constante con el gobierno central y con otros sectores. Esto exige que los gobernadores tengan un sentido de la responsabilidad muy superior al mínimo exigible. Así, quienes fueron elegidos están llamados a aunar voluntades y no a seguir dividiéndolas; a preferir la mesura y la prudencia, y no las promesas vacías y los conflictos con el Ejecutivo como un trampolín para obtener popularidad. Esperemos que estén a la altura.

Guillermo Pérez Ciudad

Investigador IES

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.