Evaluaciones en educación

A fines de 2019 había 36 escuelas que corrían el riesgo de cerrar, por estar en categoría “insuficiente”.




SEÑOR DIRECTOR

Recientemente, el Consejo Nacional de Educación ha rechazado la propuesta de plan de evaluaciones 2021-2026 presentado por el Ministerio de Educación y la Agencia de Calidad, que establece cuáles serían las pruebas nacionales e internacionales a aplicar en el sistema escolar en ese periodo.

Las razones del rechazo son múltiples y preocupantes. Se critica la pobre justificación del aumento del número de pruebas con consecuencias para las escuelas, la ausencia de estrategias para el buen uso de sus resultados y la poca conexión de la propuesta con el escenario de crisis sanitaria que seguirá afectando el funcionamiento del sistema educacional.

La crisis del sistema educativo debiera hacernos revisar en profundidad el sentido que le damos a la evaluación de aprendizajes en los próximos años. El esfuerzo del Mineduc y de todos los actores del sistema debiera orientarse a desarrollar herramientas útiles para atender contextualizadamente la situación de aprendizaje de niños, niñas y adolescentes. Esto necesariamente implica suspender– reforma legal mediante – todas las consecuencias negativas que las evaluaciones externas traen para las escuelas, partiendo por suprimir el cierre de escuelas que implica la ordenación de éstas en base a puntajes Simce.

Podemos construir una política de evaluación de aprendizajes que deje de ser una fuente de presión para las comunidades educativas en un contexto en el que se requiere precisamente lo contrario.

Gonzalo Muñoz Stuardo, Universidad Diego Portales

Iván Salinas Barrios, Universidad de Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.