Gestión vs. palabrería



SEÑOR DIRECTOR

Chile logró superar las 2,5 millones de dosis de vacunas administradas a su población, lo que lo ha posicionado entre quienes lideran las estadísticas a nivel internacional e incluso por encima de los países de la Unión Europea. La manera en que se ha ido dando el proceso hasta ahora nos recuerda lo importante que es la buena gestión y cómo ésta permite marcar la diferencia entre una sociedad que se sobrepone a las dificultades y una que se entrampa.

Considerando la frecuencia con que en el país se evalúa públicamente a las autoridades en función meramente de la retórica de sus discursos, por su carisma o por su capacidad a la hora de convencer de sus ideas y aciertos, hoy vemos que cuando las cosas se hacen de manera pulcra y eficaz, las palabras pasan a segundo plano. Pues la buena gestión habla por sí sola y puede lograr incluso alinear y movilizar a las personas. Prueba de ello es que en apenas dos semanas disminuyó el porcentaje de reticentes a vacunarse, desde 49% a 25% (Cadem).

Podemos decir que la buena gestión en torno a la vacunación en el país se está imponiendo por sobre la palabrería. Que esto nos sirva de lección para un año con diversas elecciones, en que muy posiblemente los chilenos tendremos que elegir entre candidatos que sean buenos comunicadores, aunque a menudo vendedores de humo, y personas que, aunque más sobrias, sean capaces de liderar y encausar los cambios que el país requiere.

María Paz Arzola

Libertad y Desarrollo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.