Neuroderechos y diplomacia de la salud cerebral



SEÑOR DIRECTOR

En una reciente edición, el Dr. Yuste propone que Chile podría ser pionero en la regulación de los neuroderechos. Es importante, sin embargo, recordar que tal propuesta solo cobra sentido cuando se puedan desarrollar acciones que abonen su efectividad. La salud, el capital cerebral y los derechos de los ciudadanos para garantizarlos, son la base de la diplomacia y de la regulación sobre los neuroderechos. Sin ellos, estos son solo una declaración.

Cabe destacar que en el mundo se desarrolla una nueva diplomacia de salud cerebral para que distintos países, instituciones y organismos internacionales puedan crear acciones de coordinación para promover la salud y el capital cerebral. Estos no dependen del cerebro, sino de diversos factores externos incluidos la igualdad, la educación, y la economía basada en habilidades humanas (creatividad, emprendimiento, empatía).

Un enfoque interdisciplinario que permita la convergencia no tradicional (en salud, economía, psicología y el enfoque de bienestar), es crucial para promover mecanismos innovadores y concretos de salud y capital cerebral. Este es el fundamento del Latin American Brain Health Institute (BrainLat) de la Universidad Adolfo Ibáñez apoyado por el Global Brain Health Institute de la University of California San Francisco y el Trinity College Dublin.

Jorge Sanhueza

Decano

Agustín Ibáñez

Director BrainLat

Escuela de Psicología Universidad Adolfo Ibáñez

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.