Perú: Francisco Sagasti, el cuarto Presidente del quinquenio 2016-2021

Francisco Sagasti from the Centrist Morado Party addresses Congress members after he was elected Peru's interim president, in Lima, November 16, 2020. Peruvian Congress/Handout via REUTERS NO RESALES. NO ARCHIVES. ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY.




Al promediar las 15 horas del lunes, el Congreso de la República del Perú escogía con una amplia mayoría de 97 votos a favor, 26 en contra y cero abstenciones a la lista que integraba la única mesa directiva que lideraba el congresista Francisco Rafael Sagasti Hochhausler, en calidad de presidente (Partido Morado), seguido de Mirtha Vásquez, primera vicepresidenta (Frente Amplio), Luis Roel, segundo vicepresidente, (Acción Popular) y Matilde Fernández tercera vicepresidenta (Somos Perú). En consecuencia, el congresista Francisco Sagasti, asumirá hoy el encargo de Presidente de la República y la señora Mirtha Vásquez, la presidencia del Congreso, ambos cargos por un breve periodo de 8 meses que culminará indefectiblemente el 28 de julio de 2021, con un calendario electoral que contempla elecciones presidenciales y congresales para el 11 de abril. De esta forma, el congresista Sagasti se convierte en el cuarto Presidente de la República del Perú en el quinquenio 2016 – 2021.

Recordemos que este hecho es consecuencia de lo ocurrido el recién pasado domingo, cuando Manuel Merino de Lama, vía mensaje a la nación, presentaba ante millones de peruanos su renuncia irrevocable a la presidencia de la República, mientras que en las calles de Lima y provincias del Perú se sentía la algarabía de una sociedad que había logrado lo que en las calles había expresado de manera decidida, el rechazo a la presidencia breve de Merino de Lama.

Así las cosas, Francisco Sagasti (76), que califica como un hombre de centro, debería traer la tan anhelada tranquilidad que requiere Perú en este momento. Las credenciales y condiciones académicas están descontadas, estudió ingeniería industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería. Además, obtuvo una maestría en ingeniería industrial en la Pennsylvania State University, y un doctorado (PhD) en investigación operacional y ciencias de sistemas sociales en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania. Ha sido asesor de diversas carteras ministeriales en Perú, así como también en el Banco Mundial, investigador y profesor de algunas universidades entre ellas, la Pontificia Universidad Católica del Perú.

En cuanto a su trayectoria política, Sagasti es fundador y militante del Partido Morado. Postuló al Congreso en las elecciones complementarias del 2020, donde alcanzó una curul por el distrito electoral de Lima con el número uno. Como congresista, se ha desempeñado como presidente de la Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología del Parlamento, además, ha sido el vocero principal de la Bancada Morada.

Un importante gesto democrático y de cercanía que tuvo Sagasti al concluir la votación de ayer, fue el salir a las afueras del edificio legislativo, traspasar el cerco perimétrico de policías que resguardan la sede de Congreso y acercarse a los miles de manifestantes con la finalidad de ofrecerles un saludo cercano, acción inmediata que tuvo un no menor efecto de gratitud.

Sin embargo, las manifestaciones sociales en el Perú continúan, a nivel de vigilias por las sensibles muertes de los jóvenes estudiantes Inti Sotelo y Bryan Pintado, quienes murieron en las protestas de los días anteriores, aparentemente por consecuencia de una excesiva represión policial, misma que está en proceso de investigación.

Hablar de un estallido social de la magnitud como el que se vive en Chile aún es prematuro, las condiciones de comportamiento y variables de análisis son distintas; sin embargo, hoy el pueblo del Perú, después de muchos años vuelve a hacer notar su voz, esta vez reclama por su dignidad.

Merece particular atención y reconocimiento la presencia e involucramiento responsable de los jóvenes y universitarios que han hecho sentir su voz dignificando al Perú.

La tarea urgente que tiene Perú, y sobre todo su clase política, es sintonizar la calle, reactivar la economía, controlar el Covid, mayor sensibilidad social y empatía de sus autoridades, cuidado con el tono de las declaraciones o pronunciamientos, que muchas veces lo que logran es el efecto inverso al deseado. Los reclamos no son menores, desde requerimientos que inician con la urgencia de una nueva Constitución, y sobre todo y con especial acento, entender lo que significa el análisis de legalidad versus legitimidad, hasta la solicitud más radical que pide “que se vayan todos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.