Plebiscito: las claves de la elección de hoy

Una alta participación electoral sería un hecho de especial relevancia, considerando el hito que este referéndum representa para nuestra vida cívica.



El país vivirá hoy una jornada cívica de especial importancia: un plebiscito que determinará la voluntad de cambiar la Constitución y, de ser así, la forma como debe hacerse, ya sea a través de una convención mixta o una constitucional. Todo esto en el marco del Acuerdo por la paz y la nueva Constitución alcanzado por la mayoría de los partidos políticos en noviembre del año pasado.

Si bien Chile tiene una larga tradición electoral y democrática, la convocatoria de hoy ha debido superar circunstancias inéditas. La primera es la pandemia del coronavirus, que hizo postergar el plebiscito en abril por los riesgos que la situación sanitaria representaba para la salud de las personas. Hoy, si bien el cuadro es notoriamente mejor, no deja de ser relevante que más de la mitad del país -9,9 millones de personas- siga viviendo bajo las normas de la cuarentena o de la etapa de transición. Para ellos, se ha hecho una excepción, de manera que puedan acudir a votar. Esto, si bien pone una cuota de incertidumbre, existe un cierto consenso entre los expertos de que el proceso es seguro en la medida que se tomen los resguardos establecidos, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, entre otros.

Un segundo aspecto que hace especial este plebiscito es la preocupación que provocan los hechos de violencia que se han instalado en el país desde el estallido social. En ese sentido, lo ocurrido el domingo pasado, en la conmemoración del 18 de octubre, no fue una buena antesala para el proceso electoral. Nadie espera que aquello se repita el día de hoy, pero es pertinente tomar todas las precauciones al respecto. Porque aunque la violencia no represente ni al Apruebo ni al Rechazo -sin perjuicio de que continúan existiendo grupos marginales que se resisten a condenar la violencia, y en ocasiones incluso la avalan-, la noción de que este referéndum nace en buena medida en favor de la paz social haría del todo positivo que ello se vea reflejado hoy, pero sobre todo en lo que siga.

La participación electoral será un tercer elemento a tener en consideración. La regla básica de la democracia es que el resultado de una votación será válido independientemente del número de personas que concurra a las urnas, y no cabe sino respetar su veredicto. Pero, en este caso, parece evidente que una alta participación sería especialmente importante para ambas opciones de resultar victoriosas. En el caso del Rechazo, porque reforzaría la legitimidad del actual texto constitucional; para el Apruebo, porque ratificaría la idea de que hay una gran mayoría que siente que el cambio de Constitución es la clave para solucionar muchos de los problemas que tiene el país.

El resultado de hoy también podría entregar pistas sobre la correlación de fuerzas políticas, algo que sería especialmente notorio en el caso de la centroderecha. Puesto que solo una parte de ella está por el Rechazo, el resultado que obtenga esta última opción de algún modo marcará el piso que el oficialismo tendrá en el futuro órgano constituyente y por tanto no solo su capacidad de influir ahí, sino también en las futuras elecciones.

No hay duda de que este referéndum tiene a Chile en los ojos del mundo. Son muchas las instituciones y analistas que están observando este proceso, coincidiendo en que hay oportunidades y riesgos. Todo depende de cómo sean conducidos los procesos que vienen luego del plebiscito. Si gana el Apruebo, es evidente que se requerirá un trabajo muy serio en la elaboración de la nueva Carta Fundamental, porque aunque la Constitución no es todo, sí es el pilar que ordena los países. Por otra parte, un eventual triunfo del Rechazo no puede significar el inmovilismo; muy por el contrario, significaría también administrar un proceso de cambio complejo, el que deberá ser conducido con especial prudencia y habilidad política.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.