Construcción en ecosistemas frágiles



SEÑOR DIRECTOR:

El socavón del campo dunar de Viña del Mar alertó nuevamente respecto a la exposición de la vida humana frente a un potencial riesgo de desastres. Y es que la magnitud del evento no solo dejó en evidencia la afectación estructural de un edificio, sino que de todo un sistema construido, sin regulación ni ordenamiento territorial.

Las advertencias han sido reiteradas por la academia, profesionales técnicos y sociedad civil organizada, quienes intentan de forma desesperada proteger este frágil ecosistema de alto valor; y es que las dunas no solo deben ser recordadas en estos lamentables eventos; ellas cumplen múltiples roles relevados por investigadores como Consuelo Castro, Carolina Martínez y Juan Luis Celis, quienes las destacan como unas de las principales barreras ante la erosión de las playas, controlan el ciclo hidrológico, brindan protección frente a eventos de tsunamis y marejadas, poseen valor cultural, patrimonial y arqueológico, etc.

Esta información también ha intentado proteger a quienes habitan estos espacios, sin embargo, sobre ellas se ha desarrollado un mercado inmobiliario que parece ignorarla. El escenario es urgente, y debemos hacer un llamado a la reflexión para evitar propagar la extensión de nuevos escenarios de riesgo.

¿Qué hacemos entonces? Regular con evidencia científica. Esto es lo que plantea la iniciativa Ley de Costas en Chile, relevada desde el centro UC Observatorio de la Costa, en conjunto con la sociedad civil y parlamentarios. Ella plantea una nueva oportunidad de planificación sostenible y una gestión integrada de la zona costera, en pos de la protección de los ecosistemas y la vida humana.

Camila Sepúlveda Molina

Geógrafa

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.