Reconstrucción verde del Poder Judicial

Corte-Suprema

Esta es una consecuencia directa de comprender que esta crisis sanitaria no es casualidad, sino que, en parte se explica por el problema del cambio climático y de la destrucción de la biodiversidad.



Este último período hemos enfrentado un proceso de adaptación complejo para procurar el resguardo de las personas frente al covid-19, junto con la mantención de una gran cantidad de servicios que son esenciales para el desarrollo de la sociedad.

En el ámbito del derecho, el Poder Judicial ha cumplido una función extremadamente relevante al tener que readecuar su funcionamiento para asegurar que el acceso a la justicia no se paralice. Varias de las labores que cumple en forma diaria se han tenido que suspender por la aplicación de la ley Nº 21.226 que establece un régimen de excepción para los procesos judiciales que rige durante la vigencia del estado de excepción constitucional de catástrofe. Lo anterior no significa necesariamente una disminución de la carga de trabajo, ya que las audiencias que sí se realizan, muchas de ellas se están haciendo en forma remota, en las que todos quienes participan lo están haciendo desde sus casas mediante la realización de video-conferencias, algo que es completamente inusual en dicho sistema. Al igual que nosotros, muchos tratando de balancear el cuidado de la familia, manteniendo el compromiso por el trabajo y, en este caso, el acceso a la justicia.

Esta experiencia no solo es interesante porque da cuenta del compromiso de los funcionarios públicos con el sistema judicial, sino que también nos permite hacernos varias preguntas acerca del futuro. Cuando pase la pandemia, ¿volveremos a las mismas dinámicas de siempre, a la misma forma de realizar una audiencia, de presentar una prueba? El Fiscal Nacional, Jorge Abbott, ya señalaba el fin de semana pasado que la crisis sanitaria ha generado una nueva forma de hacer justicia, por ejemplo, permitiendo que a los testigos se les tome una declaración mediante una videoconferencia, cuestión que hasta hace poco era impensable.

Esta forma de adaptación del sistema judicial ha generado nuevas prácticas que creo no tendrán un carácter transitorio, sino que se integrarán como un elemento más en su quehacer. En este sentido, se debe tener presente el llamado de varios líderes mundiales, tales como Angela Merkel, quien hace poco identificó a la pandemia como un factor que debiera motivarnos a hacer una reconstrucción verde de las instituciones. Esta es una consecuencia directa de comprender que esta crisis sanitaria no es casualidad, sino que, en parte se explica por el problema del cambio climático y de la destrucción de la biodiversidad.

En este sentido, debiéramos presenciar una transformación significativa del sistema judicial. No será la primera vez. La reforma procesal penal, la creación de los tribunales de familia, los tribunales laborales, la oficina judicial virtual, son buenos ejemplos de los cambios que se han generado al interior del Poder Judicial, todos con la finalidad de generar un mejor acceso a la justicia y modernizar la forma de tramitación de las causas. Pero esta nueva transformación debería tener como enfoque la salubridad y el cambio climático, ambos ejes que hasta ahora no han sido considerados dentro del sistema judicial y que la crisis actual nos demuestra que son relevantes para definir la forma de su funcionamiento. Por lo mismo, va a ser interesante ver para el futuro una reconstrucción verde del Poder Judicial.

Comenta

Imperdibles