Reformar para aprobar




SEÑOR DIRECTOR:

Hace algunos días el expresidente Lagos provocó un cambio en el escenario político al colocar en la agenda la necesidad de reformas cualquiera sea el resultado del plebiscito de salida. Revalidó así la idea de reformismo y gradualidad con la cual la mayor parte de la ciudadanía conecta.

Su estrategia tuvo efecto. La conversación pública se desplazó desde la discusión sobre contenidos del proyecto de nueva Constitución a la necesidad de articular también consensos sobre los temas que requieren cambios y mejoras. Pero también respecto de aquellos que generan un mayor nivel de disputa y temores.

En línea con lo señalado por el expresidente, la propuesta del “Aprobar para reformar” del PPD y lo señalado por el diputado Mirosevic, coordinador de la Campaña del Apruebo, en el sentido que es condición para que gane el Apruebo comprometerse con mejoras antes del plebiscito, son factores que podrían viabilizar las probabilidades de éxito del Apruebo. En la última encuesta Cadem, el 36% está por aprobar reformando el texto. Además, el electorado indeciso es uno que busca y premia la capacidad de construcción de acuerdos.

Tal como se emplazó a la oposición de derechas para que explicite su real voluntad y compromiso con los cambios ahora, también se hace necesario que las fuerzas de centroizquierda y del progresismo suscriban un acuerdo pre plebiscito a través de un documento de mejoras al texto constitucional. Esto permitiría sacar el foco de lo que genera preocupación e incertidumbre volviendo a ponerlo en lo que parece favorecer acuerdos cooperativos. Se trata de trasmitir certezas a la ciudadanía, comprometiéndose ahora con una agenda de cambios más que solo pedirles actos de fe. Lo anterior resulta clave tanto en relación a la elección como al escenario pos plebiscito.

Marco Moreno

Director Escuela de Gobierno y Comunicaciones UCEN

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.