Riesgos en el plebiscito



SEÑOR DIRECTOR

Las autoridades han dispuesto algunas medidas para que, según su criterio, las personas puedan concurrir a votar sin mayores riesgos para su salud. Sin ánimo de subvalorar las medidas adoptadas, que inexplicablemente dejan de lado las establecidas en el Plan Paso a Paso, y con el objeto de graficar el verdadero riesgo sanitario al que será sometida la población, vale la pena revisar algunas cifras:

En Paso 1 (cuarentena total) se encuentran 2.400.000 personas.

En Paso 2 (transición) 9.100.000 personas.

En Paso 3 (preparación) 7.000.000 personas

En Paso 4 (apertura inicial) 370.000 personas.

En Paso 5 (apertura avanzada) ninguna persona.

En los pasos 1, 2 y 3 (comunas donde habita el 98% de la población) está prohibido que más de 25 personas se encuentren en un lugar cerrado y en el paso 4 se restringe a 50 personas.

En los 2.715 locales de votación se desempeñarán durante una jornada de 8 horas continuas más de 220.000 vocales de mesa, 15.000 facilitadores, 30.000 apoderados y un número importante de personal de fuerzas de orden. Es decir, del orden de 300.000 personas serán obligados legalmente a cumplir con su deber, permaneciendo en esos locales durante el día, sometiéndose a una alta carga viral y alto riesgo de contagio

Llama la atención que las numerosas autoridades públicas que durante meses han exigido medidas restrictivas y confinamiento para proteger a la población, guarden ahora un silencio sepulcral.

Si no se fija una nueva fecha para el plebiscito, que guarde relación con la evolución de la pandemia, miles de votantes y personas que cohabitan con ellos se enfermarán y varios centenares de muertes evitables ocurrirán.

Es deber de las autoridades, en conocimiento de una situación de riesgo con posibilidad de muerte, adoptar las medidas necesarias para evitarlas. En caso contrario, los tribunales y la historia los juzgarán.

Marcos Zylberberg Klos

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.