¡Seamos previsores!



SEÑOR DIRECTOR:

Nuestra idiosincrasia es definitivamente no precavida. Solo actuamos cuando seproduce una tragedia de magnitud.

Desde hace un par de años vengo proponiendo imitar a países como Austria, España, Suiza, y muy especialmente Noruega, y construir miles de represas pequeñas y medianas en nuestras quebradas cordilleranas para almacenar aguas de lluvia en invierno y de derretimiento de nieve en primavera para poder utilizarlas en verano para agua potable, riego, combatir incendios, etc. Si a cada una se le agrega una planta de generación hidroeléctrica pequeña o mediana, particulares las construirían ¡sin desembolsos para el Estado!

Pero estás represas tienen un efecto adicional: ayudan a controlar, mitigan los desastres, inundaciones, destrucción de viviendas, de infraestructura, etc, que provocan situaciones climáticas extremas como la que estamos viviendo ahora y que se seguirán repitiendo cada vez con más frecuencia.

¿No será hora de adelantarnos a los hechos, desarrollar esta idea, y evitar así pérdidas de vidas humanas?

Rolf Fiebig Zarges

Ingeniero civil industrial

Socio Fundador y Expdte. ACERA AG

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.