Sinvergüenzas

(Photo by Martin BERNETTI / AFP)




SEÑOR DIRECTOR

¿De qué es capaz el ser humano? En el mito, Epimeteo tenía el encargo de darle algún atributo a los animales para defenderse. Al terminar su misión, ve con horror que no dejó nada al ser humano. Prometeo para resolver este lío roba a los dioses el fuego, y decide que la potencia técnica será el atributo humano. Pero todo sale mal, el fuego fascina, pero no salva. Sin sentido de vida en común, hay autodestrucción. Zeus, entre celoso y compasivo, dio a la humanidad dos facultades para sobrevivir, el aidos (la vergüenza) y diké (el sentimiento de justicia). Curiosa criatura, cuyas púas son, paradójicamente, la dependencia y la fragilidad.

Pero tanto la vergüenza como el sentido de justicia pueden perderse. Por ejemplo, mareándose con el poder del fuego que han dado los viejos poderes de siempre; bajo los semblantes y las instituciones patriarcales pasaban coladas conductas perversas como la que tiene en cuestión al exalcalde Torrealba. Pero también los nuevos poderes (de siempre) arriesgan el mismo vicio; la moral de la corrección política, bajo su semblante identitario y victimista, permite que se camuflen actos retorcidos como el de Rodrigo Rojas.

Pero más allá de los casos puntuales, ¿tiene la cultura algo que ver? Creo que seguimos valorando la justicia, pero no estoy segura si la vergüenza. Lo sinvergüenza es quizá un síntoma de la época; la psicoanalista Silvia Ons dice que es “el imperio del culo”, no solo por el interés de lo que hay por atrás (todo el afán por las cámaras), sino por la aceptación de lo descarado. “La era del culo” es la impresión de que todo es posible, estafar, ofender, escribir sin pensar en lo que se dice, bajo la extraña idea de que no hay que pagar los costos de los actos. Lo sin-vergüenza, como síntoma, implica una curiosa relación entre exhibición y anonimato, puesto que lo que se ahorra es dar la cara. Creo que nuestra enfermedad es la de una alta desinhibición y una baja responsabilidad.

Constanza Michelson

Psicoanalista y directora de Espacio Público

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.