Soberanía de Chile en la Antártica

La Base Eduardo Frei forma parte crucial de la estrategia antártica de Chile. Foto: Fach



Por Nelson Hadad, profesor de Derecho Internacional

Argentina anunció recientemente el envío a su Congreso de un proyecto de ley relativo a su pretensión sobre la plataforma continental para reafirmar sus reclamos de soberanía antártica, pero que además se extiende más allá del punto F del límite marino, vulnerando el Tratado de Paz y Amistad de 1984. Nuestra Cancillería envió el 11 de mayo pasado una nota diplomática a Argentina objetando dicha pretensión sobre la plataforma continental en la zona del Mar Austral, declarándola inoponible y unilateral. Cabe recordar que ya en 2009 Argentina presentó su memoria cartográfica con los trazados de su plataforma continental ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC), de acuerdo al artículo 76 de la Convención del Mar de Naciones Unidas de 1982. Convemar, que autoriza a los estados ribereños a presentar a dicha Comisión los límites exteriores de su plataforma continental, debiendo depositar en la Secretaría General de la ONU las cartas geográficas, incluyendo los datos geodésicos.

Las reclamaciones de Argentina y Reino Unido se superponen al Territorio Antártico de Chile, lo que podría constituir una eventual disputa. Ello hace necesario que nuestra Cancillería le informe a la Comisión la existencia de la misma. El Reglamento de la Comisión señala que “en caso de que haya una controversia territorial o marítima, la Comisión no considerará ni calificará la presentación hecha por cualquiera de los estados partes en esa controversia“. En 2004, seis de los estados con reclamaciones, Chile, Argentina, Reino Unido, Nueva Zelandia, Francia y Noruega, acordaron respecto a sus presentaciones cartográficas solicitarle a la Comisión no pronunciarse respecto a la proyección de la plataforma continental desde sus respectivos territorios antárticos, en virtud del artículo IV del Tratado Antártico de 1959, que congela las actuales pretensiones de soberanía en dicho territorio e impide nuevas reclamaciones.

La Antártica es la última reserva natural de la humanidad, de vital importancia estratégica y con recursos naturales que serán cruciales para las futuras generaciones.

Chile tiene pendiente desde 2009 la presentación de su cartografía a la Comisión. De hecho, debió hacerlo en 2019 y antes del vencimiento del plazo solicitó una prórroga. El país tiene derecho a ser informado respecto a un tema altamente sensible de interés nacional que puede comprometer sus derechos soberanos en la Antártica, lo que demanda la máxima unidad interna. No basta con expresar preocupación o considerar la diligencia argentina como hostil o inamistosa. Ello hace necesario que Chile cumpla debidamente con su propia presentación ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la Convención del Mar.

Comenta

Imperdibles