Suspensión del Simce



SEÑOR DIRECTOR

Su editorial del día 13 de abril aboga por la conservación del Simce, planteando que sin estas mediciones el sistema escolar funcionaría “a ciegas” o “sin información”. También se dice que las críticas que en Chile han recibido estas mediciones serían “infundadas”, desconociendo la contundente evidencia nacional e internacional disponible sobre sus consecuencias.

¿Tienen validez este tipo de mediciones en un contexto como el actual, marcado por la ampliación de las desigualdades fruto de la pandemia? ¿Tiene sentido presionar -eso hacen las pruebas de este tipo- a docentes y estudiantes en un año tan complejo como este 2022? Estas son preguntas centrales que hoy debemos responder.

En 2021, un equipo de las universidades de Chile y Católica publicó el informe “Recomendaciones para una evaluación pertinente en tiempos de crisis”, donde se planteó precisamente la relevancia de disminuir la presión a la que están sometidos equipos directivos, docentes y estudiantes y sus familias. Las comunidades hoy están fuertemente tensionadas con los problemas del retorno presencial a clases, por lo tanto, lo pertinente es suspender las mediciones del Simce, fortalecer el rol docente para la información sobre los aprendizajes, proveer herramientas para que la evaluación derive en acciones pedagógicas situadas, e iniciar la discusión profesional sobre el rol y función de la evaluación en nuestro sistema educacional.

Iván Salinas Barrios

Paulina Contreras Leiva

Académicos Universidad de Chile

Patricia Guerrero Morales

Académica Pontificia Universidad Católica de Chile

Gonzalo Muñoz Stuardo

Académico Universidad Diego Portales

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.