Aclaración por los derechos de las mujer

Gente Mujeres

Andres Perez/ La Tercera



*Esta columna fue escrita junto a Birgit Gerstenberg , Representante Oficina para América del Sur Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Recientemente, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado aprobó por unanimidad el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, un paso firme hacia concluir su proceso de ratificación. Pero ¿en qué consiste este Protocolo Facultativo?

Recordemos que, en 1989, Chile ratificó la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw). Este tratado contiene las disposiciones sustantivas para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de discriminación, así como las obligaciones de los estados parte al respecto. En función de la Convención, los estados presentan informes periódicos al Comité de expertos que vela por su implementación, y reciben recomendaciones para seguir avanzando en la protección de los derechos de las mujeres y niñas.

Con la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención, Chile reconocerá la competencia del Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer para recibir comunicaciones de personas que, dentro de la jurisdicción chilena, aleguen ser víctimas de violaciones de los derechos consagrados en la Convención.

El Protocolo Facultativo no instaura nuevas disposiciones sobre derechos, sino que extiende las posibilidades de exigir el cumplimiento de la misma Convención con la que Chile se comprometió en 1989. Pero esta posibilidad para las personas individuales tiene una condición ineludible: agotar todas las instancias jurídicas nacionales.

¿Cómo funciona en la práctica? Es un procedimiento escrito, en que el Comité analiza información presentada por una persona individual y la respuesta del Estado a la misma. De encontrar una responsabilidad del Estado, el Comité adopta un dictamen y realiza recomendaciones para poner fin a las violaciones de derechos humanos identificadas y para la restitución, indemnización y rehabilitación de la víctima. Estas recomendaciones pueden incluir reformar leyes o enmendar políticas o prácticas que no estén alineadas con la Convención.

Entre los temas más atendidos por el Comité en los últimos años se encuentran falencias en la protección a mujeres víctimas de violencia doméstica; los estereotipos que afectan al derecho de las mujeres a un juicio imparcial y justo; condiciones de detención no adaptadas a las necesidades específicas de las mujeres; o el tratamiento médico inadecuado en relación con el embarazo con resultado de muerte de la víctima.

Entonces, ¿por qué necesitamos la ratificación del Protocolo Facultativo hoy? La plena vigencia de los derechos de las mujeres y niñas es una tarea continua en todas las sociedades. El Protocolo Facultativo de la Convención otorga más herramientas para promover y proteger estos derechos, y su ratificación por parte del Estado chileno será una acción concreta para seguir avanzando en igualdad y dignidad para todas las personas, sin discriminación.

Comenta

Imperdibles